Toni Cantó
Toni Cantó - J.P.GANDUL

Toni Cantó, del plató de «Sábado Noche» al palacio de la Generalitat

El actor y político se presentará como candidato de Ciudadanos en la Comunidad Valenciana

MadridActualizado:

«Ni remordimientos ni mala conciencia. Debería dedicarme a la política». Estas frases las pronunció Toni Cantó en «7 vidas», la serie donde encarnó a un joven llamado David Pérez y por la que consolidó su fama en 1999 como actor y presentador. Y, como si se tratase de una premonición, siete años después Cantó comenzaba su carrera política en Ciudadanos, partido que dejó en 2008 para militar en Unión Progreso y Democracia. Nada le hacía presagiar entonces que en 2018 tendría el aval de Albert Rivera para ser uno de los candidatos por Ciudadanos, su antiguo partido, para presidir la Generalitat Valenciana. Una decisión que se consensuará en las primarias del partido, que serán a principios de 2019.

Fotograma de «7 vidas»
Fotograma de «7 vidas»

Dice un amigo íntimo de Cantó que «viniendo de una familia de médicos, nadie habría pensado que Toni hubiese terminado dedicándose a la política», aunque no le sorprendió que el ahora secretario del área de Comunicación de Ciudadanos en Valencia diera este paso, ya que «siempre ha sido un chico con muchas inquietudes». Además, en su casa siempre se respiró «muchísima» política. «Los comienzos de la democracia se vivieron en mi familia de forma muy intensa», asegura Cantó en conversación telefónica con ABC. Aun así, cuenta que a su padre, un cirujano torácico de gran prestigio, le ha dado «dos disgustos muy grandes en la vida». El primero llegó cuando a los 18 años le dijo que no iba a seguir su estela porque quería ser actor. «Pero ese sinsabor no fue nada comparado al que sufrió cuando supo que iba a entrar en política», cuenta Cantó. Y añade: «Entré en política en una época en la que esta profesión tenía una de las imágenes más degradadas para la sociedad española. Era un momento complicado y por eso creo que quise entrar, porque sentía que la sociedad civil debía coger el relevo e implicarse para que las cosas cambiaran».

Cantó comenzó su carrera política cuando ya había despegado como actor. Atrás quedaban sus inicios en televisión en «La Tarde», con Pastora Vega y Guillermo Fesser; el espacio «Sábado Noche», que presentó al alimón con Paola Dominguín y después con Lydia Bosch; y su salto a la fama en «7 vidas». Había recorrido teatros con «Las amistades peligrosas», junto a Maribel Verdú y Amparo Larrañaga, y actuado para Pedro Almodóvar en «Todo sobre mi madre». Del Toni Cantó que a los 18 dejó su Valencia natal para ser actor al de ahora «queda -admite-, el atrevimiento, un poquito de inconsciencia y también un punto de cabezonería».

Fotograma de «Sábado Noche»
Fotograma de «Sábado Noche»

Por eso la vida de Cantó no se entiende sin su faceta como actor y como político y, si pudiera reatroceder en el tiempo, «no cambiaría nada» de todo lo que le ha pasado en la vida. « Todo ha sido necesario para llegar adonde estoy, incluidas las equivocaciones. Hay un par de palos personales muy grandes que si pudiera los evitaría, pero eso no se puede hacer», lamenta. Uno de esos «palos» ocurrió en 2011, cuando su hija Carlota, fruto de su relación con la actriz Eva Cobo, perdía la vida a los 19 años en un accidente de tráfico.

Fotograma de «Todo sobre mi madre»
Fotograma de «Todo sobre mi madre»

Mantenerse en tierra

Aunque Cantó ha intentado pasar de puntillas para el papel cuché, su vida privada siempre ha suscitado interés y protagonizado titulares. «Al ser una de las caras conocidas de mi partido, todos los días alguien me para por la calle para comentarme algo, pedirme opinión y hacerme alguna crítica. Estoy siempre en contacto con la gente y la gente conmigo», dice. Y admite: «Hay una esfera de privacidad que hay que mantener. Por una cuestión de pudor nunca me ha gustado enseñar demasiado lo que tiene que ver con mi vida privada. Dividir ambas parcelas no sé si es fácil o difícil, pero es cuestión de proponérselo».

Cuando tiene un día libre, Cantó da largos paseos por el campo o la playa, se sienta a leer durante horas y pasa tiempo con su pareja, la actriz Lourdes Verger. También con sus hijos Lucas y Violeta, fruto de dos relaciones anteriores con la presentadora Carla Hidalgo y la actriz Mar Regueras. «Mi familia, mi chica y mis hijos me sacan de todo lo que tiene que ver con la actualidad política. Son una buena ancla para mantenerme en tierra».