Miguel Bosé y Nacho Palau - Gtres | Vídeo: EP
Sálvame

Nacho Palau amenazaba a Miguel Bosé con desvelar su homosexualidad

La colaboradora Belén Esteban ha asegurado que el cantante «se ve traicionado y ha decidido demandarle porque considera que se ha violado su derecho al honor»

MadridActualizado:

Desde que saltase a la luz la separación de Miguel Bosé y Nacho Palau la pasada semana, la noticia no ha dejado de copar titulares en medios de la prensa del corazón.

La expareja emitió un comunicado a través de su abogado José Gabriel Ortolá Dinnbier, anunciando «la interposición de las acciones judiciales necesarias para la defensa y protección de sus intereses y, fundamentalmente, de sus hijos menores», poniendo al descubierto que Bosé había mantenido una relación formal e ininterrumpida durante 26 años, un secreto que el cantante había conseguido ocultar durante casi tres décadas.

«No puedo contestar a nada», decía hace unos días Nacho Palau ante la llamada telefónica de «Sálvame». El programa investigó sobre su vida y descubrió que vive en España con sus dos hijos y aquí su economía es más frágil que la del cantante, pues trabaja de escultor en Valencia y tiene varias propiedades fruto de un herencia que comparte con varios familiares.

Esta tarde «Sálvame» ha contactado con el músico David Ascanio, gran amigo de la pareja, quien no ha querido posicionarse pues «yo estoy en medio porque les quiero mucho a los dos» y asegura que «No me gusta y me duele ver a Miguel ni a Nachito verles así de mal». No ha querido hacer demasiadas declaraciones al respecto, tan solo ha confesado sentirse «bastante triste es todo esto que esta saliendo en los medios» pues «los trapos sucios se lavan en casa».

Por su parte Belén Esteban aseguraba que le había llegado una información sobre el cantante de parte de una fuente muy fiable: «Miguel está muy enfadado por lo que ha hecho Nacho, se ve traicionado y ha decidido demandarle porque considera que se ha violado su derecho al honor», a pesar de que Nacho Palau envió el comunicado para protegerse frente a la prensa y no con la intención de perjudicar a Bosé. Por su parte, María Patiño ha añadido que «Nacho no quiere el dinero de su expareja, solo va a luchar por la unión de sus hijos».

La última vez que se les vio junto fue el pasado mes de enero durante un viaje de esquí a Baqueira. Lydia Lozano ha conseguido todos los datos sobre esta extraña escapada de la pareja con sus cuatro hijos: «Estaban en apartamentos separados porque se llevaban como el perro y el gato. Todas las tardes Miguel estaba con los niños Nacho en el bar», y asegura que el cantante «dormía con los cuatro niños y su ya expareja en otro apartamento con el servicio». La revelación más impactante de todo es que Palau «insistía mucho al artista para irse de viaje y le hacía advertencias del tipo: "Si no nos juntamos todos, lo cuento todo"», en relación a su homosexualidad y a su noviazgo con él durante 26 años. Ante la mirada atónita de sus compañeros, Lydia ha continuado: «Miguel pagaba todo (motos de nieve, clases, cenas...), lo hacía por el bien de sus hijos a los que adoraba».

María Patiño ha añadido que la verdadera separación ocurrió en México, «un detonante que hizo que la relación terminase para siempre», e informa que a Nacho le dejan «como la persona que pasa de los hijos y el cantante es un padrazo».