Arturo Fernández
Arturo Fernández - Jean Pierre Ledos

Los problemas en la salud de Arturo Fernández le obligan a cancelar su última función

El actor asturiano, que el pasado mes de febrero alcanzó los 90 años, no ha frenado su intensa actividad profesional hasta esta semana

MadridActualizado:

«Tener buena salud y una buena carga genética es básico sin duda, pero no es menos importante mantenerse activo, tener ilusión por lo que se hace y metas por cumplir… Y no querer darse de baja de nada mientras el cuerpo no lo impida», contestaba Arturo Fernández al ser preguntado por el secreto de su salud de hierro en una entrevista con ABC hace un año.

El actor asturiano, que el pasado mes de febrero alcanzó los 90 años, no ha frenado su intensa actividad profesional hasta esta semana cuando unos problemas en la espalda le han obligado a cancelar algunas funciones de su última obra: «Alta Seducción», una comedia escrita para él por hace treinta años y que interpreta junto a Carmen del Valle. Una obra «muy inteligente y divertidísima», según dijo a finales de año durante una entrevista con este medio «con unas situaciones disparatadas pero al tiempo llenas de ternura y de verdad».

Ante la pregunta de si algún día se retirará, el actor respondió de forma contundente: «Lo cierto es que a mí lo que me gustaría es quedarme aquí para siempre. Me gusta la vida, me gusta mi trabajo. Mientras Dios y el público quieran, ahí estaré, entre otras cosas porque el día que me retire dejaré de ser "joven", y eso no», asegurando que la palabra «jubilación» no iba con él: «Esa palabra no la conozco. ¿Qué es eso? Lo más parecido que conozco es el término júbilo, y eso es lo que siento, sobre todo cuando me subo a un escenario y veo cómo el público disfruta y se ríe. Creo sinceramente que quien te jubila es el público, no uno mismo. Hay que tener la sensibilidad de saber cuándo ya no gustas, y entonces retirarte. Siempre y cuando se tenga buena salud, y yo tengo la inmensa fortuna de tener una salud de hierro», dijo en otra entrevista en 2013.

Esta no es la primera vez que el artista se ve obligado a cancelar alguna de sus actuaciones por temas de salud. Ahora tan solo habrá que esperar a que Arturo Fernández se recupere de su dolencia lumbar para poder volver a verle sobre las tablas.