GTRES

Miley Cyrus y Liam Hemsworth: la verdadera historia de una separación anunciada

El representante de la cantante emitía un comunicado oficial en el que pedía respeto y aseguraba que tomaban la decisión para «enfocarse en sí mismos y en sus carreras profesionales»

ABC
MadridActualizado:

Hace tan solo dos semanas que se diera a conocer la ruptura del matrimonio de Liam Hemsworth y Miley Cyrus. La pareja, que se casó hace tan solo ocho meses, llevaba saliendo -interrumpidamente- desde hacía nueve años, una relación que ha pasado por sus más y sus menos pero cuya separación sorprendía al mundo entero.

El representante de la cantante emitía un comunicado oficial en el que pedía respeto para ellos y aseguraba que tomaban la decisión para «enfocarse en sí mismos y en sus carreras profesionales», ya que están «en constante evolución» como individuos. Sin embargo, cuando sus fans aún digerían la noticia, salían a la luz unas fotografías de Cyrus besándose con otra mujer, Kaitlynn Carter, hermana de Brody Jenner (hermanastro de las Kardashian) en el Lago Como, Italia.

Estas imágenes dieron rápidamente la vuelta al mundo y sembraron la duda sobre los verdaderos motivos de la ruputra. Ante esta tormenta mediática, el actor se refugió en el hogar australiano de su hermano Chris Hemsworth y Elsa Pataky, su tierra natal. Las pocas veces que se dejó ver, su apariencia era la de un hombre «abatido» y solamente en una ocasión se pronunció sobre la separación. «No saben por lo que estoy pasando pero no quiero hablar de esto», dijo a un periodista del «Daily Mail» australiano. Poco después publicó un mensaje en Instagram pidiendo que se respetara su intimidad y deseando a su expareja «nada más que salud y felicidad en el futuro».

Alcohol, drogas e infidelidad

Pero esa imagen de separación amistosa que ambos intnentaban proyectar «saltó por los aires» cuando los medios estadounidenses desvelaron el cruce de acusaciones de los amigos de ambos: los de Miley contaron al medio estadounidense «TMZ» que esta, «valientemente», hizo todo lo posible por salvar su matrimonio. Sin embargo, sostienen, la cantante no pudo soportar que «bebiera mucho» y «usara ciertas drogas», y las adicciones pasadas de la artista fueron un «factor decisivo» a la hora de tomar la decisión.

Los amigos de Liam, por su parte, no se mantuvieron al margen ante estas acusaciones y afirmaron que Miley está utilizando este tema como excusa para desviar la atención de los verdaderos motivos de la ruptura: la infidelidad por parte de ella.

Dardos «envenenados»

Mientras el protagonista de «Los Juegos del Hambre» continuaba aislado en Byron Bay, la cantante se dejaba ver paseándose con su madre, trish Cyrus, y su supuesta nueva novia por las calles de Los Ángeles.

Además Miley lanzaba un single en el que claramente se refería al actor y saca a colación sus supuestos problemas con el alcohol y las drogas «Érase una vez, estaba hecho para nosotros. Me desperté un día, se había convertido en polvo. Amor, nos encontramos pero ahora nos perdimos. Es momento de dejarlo estar. Quiero mi casa en las montañas. No quiero el whiskey y las pastillas». Una alusión directa a los motivos que, según su entorno, habrían acabado con su relación.

Esta misma semana, la cantante publicaba varios mensajes en Twitter mostrando su gran enfado con todo lo que se ha dicho sobre ella.En su escrito, Cyrus recalca que no ha engañado a Liam Hemsworth, pese a admitir que sí lo ha hecho en relaciones pasadas. Asegura que no es perfecta, pero que no hay secretos que ocultar en su separación. «Me niego a admitir que mi matrimonio terminó porque le engañé», dice.

Divorcio

Finakmente, Liam Hemsworth sorprendía al solicitar el divorcio -pues su expareja no tenía intención de fimar los papeles aún- y contrataba a una de las abogadas más «temidas» de Hollywood, Laura Wasser, según asegura la revista «PEOPLE», que también llevó el divorcio de Brad Pitt y Angelina Jolie. El actor hacía referencia a «diferencias irreconciliables» en el documento presentado este miércoles en el Tribunal Superior de Los Ángeles, al que ha tenido acceso el medio «The Blast».