Kevin Spacey y Harvey Weinstein
Kevin Spacey y Harvey Weinstein - AFP

The Meadows, la clínica en la que Kevin Spacey y Harvey Weinstein se rehabilitan

Los pacientes adictos al sexo participan en el programa de 45 días conocido como «Camino apacible»

MadridActualizado:

Harvey Weinstein y Kevin Spacey tienen que atravesar el desierto -personal, profesional y mediático- en el que se han metido después de que se destaparan multitud de casos de abusos sexuales. Para hacerlo, ambos han elegido un desierto de verdad. El que alfombra buena parte del estado de Arizona, en el Sureste de EE.UU. Weinstein y Spacey han elegido la misma clínica de rehabilitación para tratar de reconducir su adicción al sexo, que es a lo que parecen culpar de sus escándalos.

Según ‘The Daily Mail’, Spacey ingresó en The Meadows, una clínica especializada en el tratamiento de adicciones, a finales de la semana pasada. «Está tomando el tiempo necesario para someterse a evaluación y tratamiento», aseguraron sus representantes el pasado miércoles, sin especificar dónde o cómo lo recibiría. El actor, ganador de dos Oscas y hasta hace poco uno de los más populares dentro y fuera de EE.UU. por su papel protagonista en la serie «House of Cards», ha visto cómo en los últimos días se le amontonan las acusaciones de acoso y abuso sexual.

Ahora, ambos podrían haber coincidido en el mismo tratamiento. A Weinstein se le vio hace unos días en un restaurante en Phoenix, la principal ciudad de Arizona, a solo una hora de la clínica. Iba camuflado con gorra y peluca.

La clínica cuesta 36.000 dólares al mes y por ella han pasado antes famosos con problemas de adicciones como Tiger Woods, Elle MacPherson, Kate Moss o Selena Gómez. El programa para la adicción al sexo de hombres lo llaman ‘Camino Suave’, dura 45 días y, entre otras técnicas, trata de que los pacientes se enfrenten a sus fantasmas a través de la expresión artística. De lo último saben mucho Weinstein y Spacey.

Su página web se describe como: «Una comunidad segura y enriquecedora compuesta por sus pares, los hombres son guiados en su viaje de recuperación al examinar las causas subyacentes de la adicción y los trastornos concomitantes», y afirma que el principal objetivo de sus pacientes es «que estas personas ganen coraje para enfrentar problemas difíciles, incluidos el dolor y la pérdida; sanar de un trauma emocional; y ser responsable de sus propios sentimientos, comportamientos y recuperación».