EFE

La guerra familiar y financiera de Buzz Aldrin: cruce de demandas con sus hijos por dilapidar su fortuna

Dos de los tres hijos del astronauta han intentando incapacitarle en los juzgados, mientras que él les acusa de haber desfalcado 475.000 dólares de sus cuentas y otros 60.000 de sus tarjetas de crédito

MADRIDActualizado:

Si uno de los principales motivos del crimen es el pasional, el motor de las guerras familiares suele ser el dinero. Le pasa a deportistas, a cantantes, a actores y hasta a astronautas. Edwin Aldrin Jr, más conocido como Buzz Aldrin -o el segundo hombre que pisó la Luna-, está inmerso en un enfrentamiento con dos de sus tres hijos, Andrew y Janice, por la fortuna familiar.

Todo empezó hace un mes. Los hermanos reclamaron en el juzgado ser nombrados guardianes legales de su padre, alegando que la avanzada edad del coronel, 88 años, afectaba a su juicio. Unos días más tarde, el astronauta demandaba a sus hijos por alzamiento de bienes, uso ilegal de sus tarjetas de crédito y difamación por asegurar que padecía demencia senil.

Según Andrew y Janice, Aldrin tiene unas nuevas amistades que están llevando al veterano de la guerra de Corea a gastarse su fortuna a gran velocidad. Unas informaciones que el astronauta niega, asegurando que son ellos, junto con la vicepresidenta del conglomerado empresarial Aldrin, Christina Korp, quienes están dilapidando su dinero. De hecho, llegó a someterse a un perito geriátrico para demostrar que era autosuficiente -«más que la mayor parte de los hombres de su edad», aseguró el profesional- y mantener su puesto en el consejo de dirección de sus negocios.

En su demanda, Aldrin asegura que sus dos hijos y Korp cierran acuerdos comerciales en su nombre y toman decisiones financieras sin su consentimiento. Además, acusa a su hijo Andy de haber retirado 475.000 dólares de sus cuentas, así como de malversar junto a su hermana otros 60.000 dólares utilizando sus tarjetas de crédito.

Su trabajo, su mejor arma

Para demostrar que está perfectamente lúcido, Buzz Aldrin ha aumentado su labor como imagen de sus empresas, especialmente de las ONG con las que quiere impulsar la conquista del espacio.

El astronauta ha duplicado los actos a los que acude para dar sus charlas sobre la conquista de Marte y ha dado el salto a la televisión, donde en alguna ocasión se ha atrevido a hablar de su situación con sus hijos, mostrando su pesar por la guerra interna que vive su familia.