Nicolas Sarkozy y Carla Bruni
Nicolas Sarkozy y Carla Bruni - ABC

La dieta de Sarkozy: champán y playa

Carla Bruni ha hecho rejuvenever a su marido, el expresidente francés, a ritmo de mar y conciertos

ParísActualizado:

Carla Bruni ha hecho rejuvenecer a Nicolas Sarkozy con este régimen: champán, playa y conciertos. Sarkozy todavía «traiciona» a su esposa con la política, ocasionalmente. Pero se trata de aventuras sin mañana. Una comida por aquí, consejos ecuménicos por allá. Por el contrario, la dieta de su esposa tiene efectos euforizantes.

Sarkozy ha ganado unos kilos. Nada grave. Ganar un kilo disfrazado de presidente de la República era un suplicio; Sarkozy parecía encorsetado y tieso como un autómata de sonrisa carnicera. Liberado del corsé del traje oficial, con la camisa desabrochada, barriga oronda, recupera una sonrisa fácil y juvenil, como simple admirador de su esposa.

La pareja, el pasado enero, en Madrid
La pareja, el pasado enero, en Madrid - GTRES

Antes de aterrizar en España, Bruni fue la invitada de honor en el Festival de Jazz de Juan-les-Pins, en el corazón de la Costa Azul, a dos pasos de Niza. Y Sarkozy dejó al descubierto su nuevo rostro íntimo. En la presidencia era un tipo duro, mientras que jubilado (políticamente) gana en humanidad: «Quiero a mi mujer mucho», declara a «Nice-Matin»: «Pero también me encanta la cantante Carla Bruni. Venir a escucharla a un festival de jazz legendario es una gozada. Pasamos las vacaciones en casa, en Cap Negre, que no está muy lejos. Pero venir a Juan-les-Pins como una pareja de enamorados me hace muy feliz».