Carla Bruni saludó a Vitoria con una fotografía frente a la Catedral Nueva
Carla Bruni saludó a Vitoria con una fotografía frente a la Catedral Nueva - ABC

Carla Bruni brilla en Vitoria a ritmo de jazz

La capital alavesa recibió el jueves con gran expectación a la cantante, que cautivó a su público con un concierto incluido en su gira «French Tour». Su esposo, Nicolas Sarkozy, no pudo asistir. Bruni actuará hoy en el Festival de Perelada

Actualizado:

Era la primera visita de Carla Bruni a Vitoria, donde se respiraba la expectación por ver sobre el escenario a la diva italofrancesa. También se generó interés por su esposo, Nicolas Sarkozy, que finalmente no pudo hacer acto de presencia. Solo algunos asistentes acompañaban a la artista al bajar de la avioneta privada en la que se desplazó el jueves hasta el País Vasco, comunidad en la que, a pesar de todo, apenas permaneció unas horas. Lo justo para relajarse en el hotel un rato antes de ofrecer a su público un nuevo concierto de la gira «French Tour».

Ataviada con americana negra y pantalones de cuero, Bruni no defraudó a los cientos de espectadores que se acercaron el pasado jueves hasta el pabellón alavés, sede de la 42ª edición del Festival de Jazz de Vitoria-Gasteiz. Tampoco tuvo reparos en dar muestras de cariño a sus fieles, entre los que se encontraba un joven que la esperó durante cerca de tres horas a las puertas del edificio para sacarse una fotografía con ella: «Estaré encantada», respondió a la petición la artista, que estuvo acompañada en todo momento por sus dos asistentes. Uno le llevaba la guitarra, mientras que el segundo se encargó de mantener las distancias entre la exmodelo y la prensa.

Bruni junto a un fan cuando esta se dirigía al pabellón alavés
Bruni junto a un fan cuando esta se dirigía al pabellón alavés - El Correo

Durante la velada, Bruni conquistó al público con un elegante repertorio en el que intercaló composiciones clásicas con temas de su último trabajo, «French Touches». Entre ellas, las versiones de «Jimmy Jazz» (The Clash), «The Winner Takes it All» (ABBA) o «Crazy» (Willie Nelson). Canciones que acompañó con sonidos de jazz como el «Stand by Your Man» de Tammy Wynette.

Vida en el hotel

El concierto se inició apenas unas horas después de que la esposa de Sarkozy llegara al País Vasco. Su avioneta privada aterrizó en el antiguo aeropuerto de Bilbao, del que salió con un simple equipaje de mano. Una señal inequívoca de que su estancia en tierras alavesas iba a ser corta. De hecho, la mayor parte del tiempo lo destinó a descansar en el hotel Canciller Ayala, al que llegó en torno a las cinco y cuarto de la tarde.

Allí se detuvo por espacio de dos horas antes de desplazarse hasta el pabellón Mendizorroza, situado a apenas un kilómetro y medio de distancia. En el mismo hotel, que era distinto al que le había asignado la organización del festival, la también actriz dejó constancia de su paso por Vitoria con una fotografía que publicó en las redes sociales y en la que se aprecian La Florida y la Catedral Nueva: «¡Hola, Vitoria-Gasteiz!», manifestó la siempre sonriente Carla Bruni.

Pocos detalles más trascendieron de la visita de Bruni, que al terminar el concierto regresó al hotel. Este mismo viernes, la artista tomó de nuevo el avión para volver a casa, donde la esperaba un Sarkozy que, pese a que en esta ocasión no pudo acompañarla, suele ser un habitual en los viajes de su esposa: «Tengo suerte de ver muchos de sus shows», aseveró recientemente en una entrevista a «Nice Matin». Quizá acudan juntos hoy a Gerona, donde la cantante pondrá el broche de oro en el Festival de Perelada.