David Ormsby Gore, el hombre al que Jacqueline Kennedy rompió el corazón

En una carta, llena de angustia y con un toque de crueldad, la primera dama le explicaba que había decidido casarse con Aristóteles Onassis

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

En noviembre de 1967, cuatro años después del asesinato de su esposo, el presidente de Estados Unidos, la primera dama viajó a los templos de Angkor Wat, en Camboya, junto a David Ormsby Gore, amigo del matrimonio Kennedy desde hacía años y, al igual que ella, viudo reciente. El viaje se convirtió en un acontecimiento muy mediático. Hubo mucha especulación sobre un posible romance entre ambos. Unos meses más tarde de aquel viaje, el ex embajador británico en Washington le propuso matrimonio, algo que ella rechazó con profunda tristeza.

En una carta, llena de angustia y con un toque de crueldad, Jacqueline Kennedy le explicaba que había decidido casarse con Aristóteles Onassis. «Si en algún momento puedo encontrar algo de curación y un poco de consuelo será con alguien que no formase parte de mi mundo en el pasado». La carta forma parte de un conjunto de documentos descubiertos recientemente en la casa que Ormsby tenía en París.

Su nieto, y heredero de los documentos, subastará las cartas en Londres, en un intento de recaudar el dinero suficiente para restaurar la casa familiar.

La carta que le envía Jackie a Lord Harlech, está fechada el 13 de noviembre de 1968, un mes después de su boda con Onassis y cinco meses después del asesinato de Robert F. Kennedy. En ella, la primera dama habla del amor y el vínculo especial que sentía por Ormsby, cuya mujer había muerto en un accidente automovilístico en mayo de 1969. «Hemos compartido y perdido tanto juntos que creo que el vínculo de amor y dolor nunca se hubiera cortado», y continuó, «eres como mi querido hermano, amado y mentor», explicó Jacqueline a Ormsby en un intento de justificar su elección de matrimonio y ante la incredulidad del Lord al enterarse de su decisión.

Les unía una fuerte amistad

Ormsby Gore era un buen amigo de John F. Kennedy, cuya hermana menor, Kathleen, estuvo casada con un primo de Ormsby. Después de su elección como presidente de Estados Unidos en 1960, el primer ministro Harold Macmillan envió a Gore Ormsby a Washington como embajador del Reino Unido. Con tan solo un año de diferencia entre ambos, se convirtieron en poco tiempo en grandes amigos, tanto es así que en numerosas ocasiones el presidente Kennedy consultaba con él temas de política exterior para conocer su opinión. Ormsby ayudó mucho al presidente, especialmente durante la crisis de los misiles en 1962, en las discusiones con Vietnam y en el desarme nuclear. En una ocasión Robert Kennedy declaró que «el señor Ormsby Gore era casi una parte del gobierno», agregando que el presidente «prefería tener su juicio antes que el de cualquier otra persona».

El señor Ormsby Gore heredó el título noble, Lord Harlech, cuando su padre murió en 1964. Su nieto Jasset, que heredó el título hace un año, es el que venderá las cartas, junto con otras posesiones, en Bonhams, Londres. Una subasta programada para el 29 de marzo. Algunas de las cartas se mostrarán en Nueva York a principios de marzo en la sala de exposiciones Bonhams.

En total hay 18 cartas manuscritas y una telegrafiada, que Jacqueline Kennedy le escribió a Ormsby Gore. Entre estas cartas se incluye una que recibió la primera dama después de la muerte de Sylvia, esposa del embajador, en la que le insinuaba su deseo de casarse con ella. «Tu última carta fue un golpe de soledad. Haría cualquier cosa por quitarte esa angustia», escribió, «quiero remendar heridas y hacer coincidir a parejas sueltas».

Uno de las cartas más conmovedoras es la que le escribe Ormsby después de que Jacqueline rechazase su propuesta. «Todos los planes patéticos que había planificado durante las vacaciones a Cyrenaica contigo, una variedad de soluciones a nuestro problema matrimonial, incluyendo un matrimonio secreto entre nosotros este verano, son planes con los que venía entusiasmado. Todos se han convertido en basura irrelevante para ser arrojados a las pocas horas de mi aterrizaje en Nueva York», escribió.

Aristóteles Onassis, el elegido

Bárbara Leaming, autora de una biografía sobre el matrimonio Kennedy, explicó que «el señor Ormsby era una relación fundamental que Jack tenía en la presidencia», un hombre en el que confiaba casi tanto como Robert Kennedy. «La angustia que le produjo el asesinato se su marido en 1968 fue una de las razones por las que recurrió a la seguridad de Aristóteles Onassis», explicó la autora. «Está claro que eso no era un matrimonio basado en el amor, ella solo buscaba seguridad».

Ormsby Gore se casó nuevamente en diciembre de 1969 con Pamela Colin, una estadounidense con una semejanza pasajera con la señora Onassis. Murió en 1985, a los 66 años, tras un accidente de coche. La señora Onassis acudió a su funeral para darle su último adiós.