Las primeras damas más destacadas de Estados Unidos

Eleanor Roosevelt y Hillary Clinton destacaron por su influencia, Jacqueline Kennedy por su elegancia; Nancy Reagan fue una de las más populares; Edith Wilson, la primera «first lady-presidente», y Michelle Obama la primera afroamericana en llegar a la Casa Blanca

MadridActualizado:123456
  1. Edith Wilson

    Nacida en 1872 en una familia humilde del oeste de Virginia, Edith Bolling Galt supervisó el día a día de la Casa Blanca durante un año y cinco meses, mientras su marido, el presidente Woodrow Wilson, convalecía de un grave infarto. Por ello algunos historiadores y biógrafos la consideran como la primera «primera dama-presidente». A la controvertida Edith, segunda esposa de Wilson, le interesaba la política y dejó la vida social de la Casa Blanca aparcada en un segundo plano, sobre todo durante la I Guerra Mundial. Fue primera dama entre 1915 y 1921, y esposa del presidente número 28 de Estados Unidos.

  2. Eleanor Roosevelt

    Anna Eleanor Roosevelt (Nueva York, 1884), fue la primera dama que más tiempo permaneció en la Casa Blanca, durante los cuatro mandatos de su marido, Franklin D. Roosevelt (1933-1945), el trigésimo segundo presidente de EE.UU. Para muchos de sus compatriotas fue la primera dama más influyente de la historia del país. Política, diplomática y activista, también fue portavoz de Naciones Unidas. Eleanor peleó por las propuestas del New Deal (reformas para salir de la Gran Depresión), los derechos civiles, los derechos de las mujeres, entre otras causas.

  3. Jacqueline Kennedy

    Jacqueline Lee Bouvier (Southampton, Nueva York, 1929) dejó un rasto indeleble de elegancia y entereza tras su breve paso por la Casa Blanca, entre 1961 y 1963. El mundo entero fue testigo de su fortaleza durante y tras el asesinato de su marido, el presidente John F. Kennedy, el 22 de noviembre de 1963 en Dallas. Graduada en literatura francesa en la Universidad George Washington, «Jackie» Kennedy aportó a la presidencia de Estados Unidos belleza, inteligencia y un gusto cultivado. Su interés por las artes, del que se hizo eco la prensa y la televisión, llegó a los ciudadanos.

  4. Nancy Reagan

    «Mi vida realmente comenzó cuando me casé con mi marido», aseguraba Nancy Reagan (Nueva York, 1921). El esposo de esta actriz de Broadway fue Ronald Reagan, el presidente número 40 de Estados Unidos. Nancy dedicó gran parte de sus esfuerzos como primera dama, entre 1981 y 1989, a la lucha contra el abuso de las drogas y el alcohol. Fue fundadora de la campaña «Just say no» (simplemente di «no»). Criticada al principio, pronto se convirtió en una de las primeras damas más populares.

  5. Hillary Clinton

    Durante la primera campaña presidencial de su marido, Bill Clinton, el presidente número 42, Hillary Rodham Clinton (Chicago, 1947) observaba: «Nuestras vidas son una mezcla de diferentes roles. La mayoría ponemos todo nuestro empeño en encontrar el correcto equilibrio... Para mí, ese equilibrio es familia, trabajo y servicio». Hillary ha sido una de las primeras damas más influyentes de EE.UU. Durante los mandatos de 1993-1997 y 1997-2001 se involucró en la dirección de la política sanitaria o en causas relacionadas con los niños y las mujeres. Pasó con dignidad el trago amargo del caso Lewinsky, un escándalo político-sexual que estalló en 1998 e involucraba a su marido y una becaria de la Casa Blanca. El 7 de noviembre del año 2000 se convirtió en la primera esposa de un presidente en ser elegida senadora, en este caso por Nueva York. Desde entonces su carrera pública ha sido imparable: destacada candidata a la nominación demócrata en 2008, secretaria de Estado con Barack Obama y candidata demócrata en 2016. El próximo noviembre, Hillary Clinton puede ser la primera mujer en llegar a la Casa Blanca y Bill Clinton el primer consorte varón.

  6. Michelle Obama

    Michelle LaVaughn Robinson Obama (Chicago, 1964) es primera «first lady» afroamericana de Estados Unidos, casada con el presidente número 44 de EE.UU., Barack Obama. Michelle nació y creció en la zona sur de Chicago y se graduó en las universidades de Princeton y Harvard. Al terminar sus estudios trabajó en el despacho de abogados Sidley Austin, en Chicago, donde conoció a su futuro esposo. Madre de Malia y Sasha, abogada y escritora, es el espejo en el que se miran muchas norteamericanas, defensora de la salud familiar y de la educación de las adolescentes del mundo entero.