Premios Nacionales de Moda

Cuando la moda rápida se convierte en alta moda

La Reina Letizia escogió un modelo antiguo de Zara para entregar los Premios Nacionales de la Moda

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

En lo que consistió en toda una declaración de intenciones, Doña Letizia eligió un vestido antiguo de Zara para acudir a la entrega de los Premios Nacionales de la Moda esta pasada semana en el Museo del Traje de Madrid. El vestido, un modelo de túnica blanca con maxi dibujos florales de colores fuertes, pertenecía a la colección del 2011 de la empresa gallega. En realidad, el vestido en su día estaba muy inspirado en colecciones de Gucci de temporadas previas, que contenían como hilo conductor motivos florales de gran tamaño. Este vestido, antiguo, low cost y reutilizado, se ha hecho viral.

Y es que últimamente, cada vestido simbólico que aparece en las redes, se convierte en objeto de deseo inmediatamente y se hace viral. La semana pasada, Melania Trump deleitó a millones de espectadores con su vestido blanco de mangas abullonadas, un modelo que ahora anda en busca y captura, de la creadora Roksanda Ilincic. Curioso. ¿Nadie había visto este tipo de manga en los brazos de la reina Máxima de Holanda, una fiel a Ilincic desde hace años? En el mundo hispano, es Silvia Tcherassi -con tienda recién abierta en Madrid- la que replica este tipo de manga a la perfección.

Volviendo a Doña Letizia, es cierto que populariza la mayor parte de las prendas que usa. Si bien siendo la Reina de España se espera que represente a los españoles con cierta grandeza, como muchos le piden, en un momento de crisis en el que tantos millones de españolas tienen que lucir una y otra vez los mismos vestidos, es todo un detalle que la Reina haga de su capa un sayo. Repetir un modelo, modificando los zapatos, accesorios, joyas e incluso el peinado, es una situación real del día a día en la que se demuestra que se sabe crear un estilo propio y sacar partido al vestuario. En esta ocasión, Doña Letizia no ha ceñido el vestido de Zara a la cintura, dandole un aspecto muy distinto a otras veces, y lo ha combinado con unas sandalias más actuales de Magrit, un bolso de Adolfo Domínguez y unos espectaculares pendientes de Antón Heunís, siempre con su mejor look de cabello, el recogido sencillo.

Este gesto de la Reina, hace que repetir vestido no esté desfasado. De hecho, fue Doña Letizia la que inició la moda de repetir atuendo, algo que ahora han «seguido» Kate Middleton, Mary de Dinamarca o Mette Marit, entre otras princesas europeas. También fue la Reina la que dio el pistoletazo de salida a las marcas tradicionalmente llamadas «low-cost», como Zara, Mango o H&M, luciendo en actos oficiales diurnos distintos modelos comprados a un precio ajustado.

Es cuando la Reina lleva marcas españolas cuando recibe más piropos y agradecimientos, ya que, no en vano, es la mejor embajadora de nuestra moda. El hecho de que el vestido de Zara de esta semana pasada costase en su día 39,95 euros, democratiza la moda aún más y hace comprender que una prenda bien llevada puede salvar de un apuro a cualquier mujer que sepa llevarla. Es evidente que Zara, y probablemente Mango en menor medida, están destacando del «pelotón» de las marcas low-cost y posicionándose como una alternativa dignisima para vestir en muchas circunstancias.

Lo cierto es que, de entre las marcas de moda españolas, ninguna es tan internacional como Zara o Mango. Pero también es verdad que estas marcas no destacan por su creatividad ni su calidad, si bien superan su nivel cada día. Por ello, la elección del modelo de Zara el día en el que se entregan los premios nacionales de una industria tan creativa como la de la moda, sea quizás un desafío a aquellos modistos que -con mucho bombo y platillo- elaboran colecciones que luego se venden en «ninguna parte punto com». No olvidemos que muchos modistos han pedido en repetidas ocasiones que desean ver a Doña Letizia con sus vestidos, sin por ello conseguir su preciado objetivo. Tal ha sido el caso de David Delfín, Juanjo Oliva o Amaya Arzuaga, entre otros muchos. Si bien hubiese sido maravilloso ver a Doña Letizia hacer entrega de los premios enfundada en un modelo ideado por Elio Berhanyer, por ejemplo, también es cierto que la moda, más allá de ser un arte -aplicada, eso si- es una potente industria que crea riqueza y empleo, y permanece al servicio de la sociedad, tanto para diferenciarse como para mimetizarse en ella.