Una de las imágenes publicadas en las redes sociales sobre esta moda
Una de las imágenes publicadas en las redes sociales sobre esta moda - ABC
GENTE

Las chinas quieren tener una cintura A4

Para demostrar su delgadez, las jóvenes chinas lucen tipito en las redes sociales ocultándose las caderas tras un folio de 21 centímetros de ancho

PekínActualizado:

En China, donde las mujeres presumen de su extremada delgadez, han dado un paso más en la evolución de la cintura de avispa como modelo de belleza femenina. A tenor de lo que marca la brújula de las redes sociales, la última moda es tener una cintura A4. No se trata de ninguna alusión aerodinámica a uno de los coches más vendidos de Audi, sino a las medidas de los folios más populares en nuestras impresoras, que tienen 21 centímetros de ancho. Así lo muestran las fotos que, durante las últimas semanas, han inundado Weibo, la copia china del censurado Twitter. En ellas aparecen atractivas jóvenes luciendo tipito con un folio A4, que sirve para tapar sus estrechas cinturas y probar así su fina figura.

Con la etiqueta («hashtag») #cinturaA4, este singular desafío se ha propagado como la pólvora por internet en China, donde las mujeres se enorgullecen de tener unas caderas que se pueden ocultar tras una estrecha hoja de papel. Para algunos, un ejemplo más de su anorexia no solo física, sino también mental, y para otros un nuevo ejemplo del culto al cuerpo delgado que tanto preocupa a los médicos y nutricionistas.

Otra imagen vista en Weibo
Otra imagen vista en Weibo- ABC

Como no podía ser de otra manera, la singular ocurrencia también ha disparado la imaginación de los guasones y desatado todo tipo de burlas con los ya habituales «memes». La palma se la lleva un tal Joe Wong, que alardea de tener una cara A4 tras taparse el rostro con un folio. Dándole una vuelta de tuerca al concepto, otros se liberan de sus complejos girando el papel para esconder su tripita tras sus casi 30 centímetros de largo. Al fin y al cabo, se trata de tener una cintura A4 y ya se sabe que el orden de los factores no altera el producto.

Bromas aparte, no es la primera vez que esta radicalización de la esbeltez contagia a los internautas chinos. El verano pasado, muchas mujeres demostraron la estrechez de sus cinturas pasándose un brazo por detrás de la espalda para llegar a tocarse el ombligo con la mano. El desafío, llamado «llega hasta el ombligo desde atrás para mostrar tu buena figura», marcó tendencia y fue mencionado hasta 130 millones de veces por los usuarios de Weibo, generando más de 100.000 foros de debate. Todo un «trending topic» que no era solo cuestión de flexibilidad corporal, sino más bien de un raquitismo que alarmó a los expertos.

Tal y como denuncian algunos grupos feministas, estas imágenes resultan divertidas en la cascada de fotos sacadas de internet que cada día desborda nuestros teléfonos móviles, pero también pueden deprimir a muchas personas al imponer unos criterios estéticos imposibles de cumplir. La influencia puede ser nefasta en ambos extremos, ya sea por una esbeltez a lo Twiggy o una rotundidad a lo Kim Kardashian. En el progresivo adelgazamiento de los cuerpos y las mentes que nos traen las redes sociales, las medidas ideales de la belleza pasan del clásico 90-60-90 de toda la vida a la cintura A4 que quieren tener las chinas. No saben que la verdadera belleza está en el interior.