Chiara Ferragni
Chiara Ferragni - AFP

Chiara Ferragni: «Empecé sin nada y he levantado un imperio»

La it girl habla de su vida anterior a la fama y su ascenso con trabajo y esfuerzo

MadridActualizado:

La bloguera Chiara Ferragni ha abierto las puertas de su hogar y de su corazón a la revista «Elle». La influencer italiana protagoniza el número de la revista de este mes. Un amplio reportaje donde habla de su vida anterior a la fama y su ascenso con trabajo y esfuerzo: «No me importa que la gente diga que este trabajo es exhibicionista: tiene razón. Pero pienso que también sirvo de inspiración para muchos, porque empecé sin nada y he levantado un imperio», explica la it girl en relación a los haters que le han acompañado desde que empezó a ser conocida.

Ver esta publicación en Instagram

New Ig tv: best of our wedding 💘 It’s a very intense and beautiful recap of the most beautiful days of my life. Hope you like it, LINK IN BIO! #TheFerragnez

Una publicación compartida de Chiara Ferragni (@chiaraferragni) el

Años más tarde, la revista «Forbes» le otorgó el título de la influencer más poderosa del mundo. Una fama que le convirtió en una luchadora social en la defensa por los derechos de las mujeres: «Soy feminista, y creo que hay que pelear ser lo que una quiera. Somos todos iguales, aunque todavía no lo parezca». Una lucha en la que cree ferozmente y le ha hecho enfrentarse en más de una ocasión con cientos de usuarios que la critican a ella o a sus amigas. Hasta tal punto que tuvo que criticar a un medio italiano que especulaba sobre la salud de sus amigas por su «extrema delgadez». « El ciberacoso es un problema realmente serio. Al principio de mi carrera recibía comentarios muy desagradables de gente con perfiles falsos. Para ellos esto es un juego y tú debes ser fuerte. Al final, si vas a exponerte tanto en las redes sociales, pregúntate si estás pasándolo bien con ello».

La reciente mujer del cantante Fedez también tuvo tiempo para recordar sus primeros pasos en el mundo VIP: «Mi primera recuerdo verdaderamente importante es el de la primera vez que me invitaron a Cannes. Era 2010 y acababa de empezar en esto. Acepté en un instante, sin saber todavía lo enorme que era el evento. Ese día me sentí igual que una princesa».