Cayetano Rivera, el nuevo rey del lujo

El torero amplía su inmobiliaria de Marbella con la venta de aviones privados y también prueba una empresa para ofrecer yates en Puerto Banús

MarbellaActualizado:

Cayetano Rivera sigue ampliando sus negocios. A sus 39 años, el torero ya es mucho más que una figura en los ruedos. Desde hace tiempo se ha convertido en empresario del sector del lujo en Marbella. En una de las ciudades que más factura de España en este tipo de negocios, el diestro está creando, junto a su socio, Antonio Acevedo, un emporio de servicios «deluxe» amparado por un destino diseñado para gastar dinero en cantidades ingentes. Lo hace con base en Puerto Banús -en la avenida Julio Iglesias- que tiene el honor de ser el lugar del mundo donde más firmas de alta gama hay asentadas por metro cuadrado. Ahora, Rivera y Acevedo han decido ampliar sus horizontes en el sector de servicios «premium». Para ello, ha comenzado apuntando al producto de más alto nivel en este tipo de mercado: la venta de aviones privados.

Kara Premium, empresa matriz del hijo de Francisco Rivera y Carmina Ordóñez, ha absorbido Aviación y Negocio para formar una firma propia de venta de aviones privados bajo el nombre de Karajet. La nueva firma pone a disposición de los bolsillos más pudientes aeronaves que van desde un simple helicóptero a aviones intercontinentales que pueden llegar a costar 55 millones de euros. La compañía tiene sede en Puerto Banús y opera desde la terminal de vuelos privados del aeropuerto de Málaga. Pero es algo más que una sociedad de venta de aviones. «Ofrecemos todo lo que nos pidan. El precio nunca es un problema para nuestro cliente», señala Javier Barriga, gerente de Karajet, quien afirma que la empresa tiene una flota de aviones repartidos por todo el mundo y que operan desde diversos destinos.

«Hay empresas que entregan el avión cuando se lo compran y ya se desentienden del cliente. Nosotros le decimos que se lo podemos rentabilizar y le ofrecemos todos los servicios que requiere un jet privado», añade Barriga. Los dueños de los aviones hacen un plan de viaje para que la empresa sepa cuándo van a usar el avión y el resto del tiempo lo ponen a disposición de Karajet, que ofrece vuelos «chárter» u otros modelos de negocio para rentabilizarlo.

La compañía ofrece todo tipo de servicios. Desde la tripulación, pilotos de confianza, catering para el viaje o le aconsejan al cliente cómo deben ser los repostajes y en qué lugares del mundo para poder ahorrar hasta 400.000 euros al año. «Llevamos toda la gestión de los aviones para que al cliente le cueste tenerlo lo menos posible», remarca Barriga. Un avión intercontinental de la más alta gama puede llegar a costar hasta 10.000 euros la hora de vuelo.

Negocio en expansión

El nuevo negocio de Rivera está ligado a la empresa matriz Kara Premium. La inmobiliaria es el eje sobre el que todo holding gira y se va asentado como una gran compañía de servicios «premium». «Con esta adquisición ganamos al cliente de más alto nivel. Para el que es capaz de comprar un avión una vivienda es fácil», asevera José Alonso, gerente de Kara Premium.

La entidad de Rivera y Acevedo está en constante evolución hacia una compañía multiservicios. «No sólo ofrecemos una residencia, sino todos los servicios añadidos que requiere este tipo de cliente», añade Alonso. «Ponemos a disposición del usuario todo lo que nos pida, desde la jardinería hasta la limpieza, pasando por la consejería, el alquiler de un coche o una simple reserva para cenar». Kara Premium, a su vez, posee un portfolio de propiedades en el que el producto estrella son las grandes villas de lujo en lugares como Sierra Blanca, Puerto Banús, Guadalmina o La Zagaleta.

Aunque las cifras oficiales de La Zagaleta aseguran que las mansiones que allí se ubican van desde los 5 millones de euros a los 25 millones, alguna propiedad en segundas transacciones ha llegado a costar 120 millones. Una finca que tiene el honor de ser el lugar más exclusivo y privado de Europa, donde para pertenecer al club de propietarios hay que pagar de entrada 90.000 euros, más una cuota anual de 11.000 euros. Un enclave en el que el propio Rivera tiene una villa de lujo, como atestigua la revista «lifestyle» de la compañía, que le señaló en su convención como vecino de La Zagaleta.

Lo empresa no ha tocado techo y ya mira su siguiente ampliación. En la actualidad la sociedad está probando una compañía que lleva tiempo asentada en la venta de yates de lujo. Hasta el momento, Yacht Deals está aprueba hasta ver los resultados que puede dar. «La idea es que si funciona Kara Premium pueda ofrecer un servicio de venta de embarcaciones», adelanta José Alonso, quien asegura que funcionaría igual que Karajet. La entidad sería, como las ya existentes bajo su mando, una compañía de servicios «deluxe» para los clientes de este tipo de embarcaciones. Cayetano Rivera tiene un plan: ser «el nuevo rey del lujo».