Cayetano Rivera y su socio, Antonio Acevedo, posando en las oficinas de la inmobiliaria en Marbella
Cayetano Rivera y su socio, Antonio Acevedo, posando en las oficinas de la inmobiliaria en Marbella - ABC

La nueva inmobiliaria de lujo de Cayetano Rivera en Puerto Banús

El diestro vende mansiones de 30 millones de euros en La Zagaleta, la urbanización más exclusiva de Europa

MarbellaActualizado:

Cayetano Rivera no es sólo un torero que guarde en sus venas el legado del toreo rondeño, que en otro tiempo se ligó a su genética familiar y que mezcla con la raza que su padre, Francisco Rivera «Paquirri», aportaba en el ruedo. El diestro se ha destapado como un destacado hombre de negocios, pese a que en los inicios tuvo algunos fiascos empresariales que no parecen haberle segado las ganas de emprender. Ahora está pasando los malos tragos empresariales con los réditos que el sector inmobiliario de la Costa del Sol está arrojando en los productos de máxima calidad. De hecho, ha fundado una inmobiliaria en Puerto Banús, en pleno centro del lujo de Marbella, donde con su amigo de toda la vida, Antonio Acevedo, vende algunas de las mejores mansiones de la costa andaluza bajo la marca de Kara Premium. Una aventura que une a otras emprendidas con anterioridad, como es la casa rural que tiene en Ronda, el restaurante de Madrid junto a Santiago Segura o la empresa de servicios especializada en las ganaderías taurinas. Rivera es algo más que un torero y se ha destapado como un entrepreneur que ha diversificado con éxito su aventura en el mundo de los negocios.

Desde hace años es imagen oficial de Porcelanosa y también de Armani. Sus bondades se las rifan las grandes marcas y ha llegado a protagonizar anuncios para firmas como Loewe. Sigue ligado a los ruedos, donde se viste de luces y baila entre pitones. No falla, salvo hecatombe, a la tradicional goyesca de Ronda, la máxima expresión de una escuela taurina, donde la ciudad presume de historia y genealogía. Lo han clasificado dentro del club de los toreros millonarios y ese título se lo debe a los negocios que tiene en paralelo a la explotación de su imagen y a la aplicación de su arte en el albero.

A principios de 2015, junto con su amistad de la infancia, tiene la idea de crear una «inmobiliaria boutique de alto nivel». Una marca para su desarrollo que elige la zona más exclusiva de Marbella. Enclavada en la Avenida Julio Iglesias y compartiendo esquina con la calle Jesús Puente emerge una oficina con un alquiler estimado de 20.000 euros al mes, donde se impone una decoración minimalista encaminada a ofrecer toda clase de servicios «deluxe» a los potenciales clientes. En la parte superior, y con entrada por la calle trasera, se habilita una zona lounge para que los clientes puedan cerrar los tratos en un ambiente tranquilo y distendido. La parte de abajo la preside una enorme fotografía de los dos socios hecha en la Starlite Gala y cuenta con una sala de juntas donde los clientes pueden conocer todos los detalles de la propiedad que desean adquirir.

«Kara Premium ofrece los productos de más alto nivel y la posibilidad de acceder a servicios como alquiler de jets privados, barcos de gran eslora o vehículos de alta gama», señala José Alonso, gerente de Kara Premium, que cuenta cómo la empresa ofrece toda clase de productos para los compradores y para los inquilinos de los emplazamientos que alquilan, desde limpieza a conserjería o mantenimiento. La decena de empleados que tiene la oficina asegura tener con los dueños un trato directo y profesional, donde alguno destaca la humildad como seña de identidad de la marca.

La inmobiliaria es la vendedora principal de las propiedades de La Zagaleta, la urbanización más exclusiva de Europa y donde se han tasado algunas propiedades hasta en 120 millones de euros. Es una compañía enfocada a un cliente con un alto poder adquisitivo que puede pagar «varias decenas de millones» por una casa en las zonas más chic de Marbella. «La empresa tiene un portfolio de propiedades donde el producto estrella son las villas en Sierra Blanca, Puerto Banús, Guadalmina o la mencionada La Zagaleta», incide Alonso, quien también explica que no existen clones de la oficina de Marbella y que si se abrieran sucursales con la marca se haría en lugares donde haya clientes del más alto poder adquisitivo.