«Chabelita» en la gala final de «Supervivientes»
«Chabelita» en la gala final de «Supervivientes» - GTRES
En «Lecturas»

Chabelita: «No me siento igual de querida que mi hermano»

La hija pequeña de Isabel Pantoja considera que su abuela y su tío Agustín le tratan muy distinto a cómo proceden con Kiko Rivera

Actualizado:

María Isabel Pantoja, mejor conocida en el mundo del espectáculo como «Chabelita» y más recientemente como «Isa», ha ofrecido una entrevista a la revista «Lecturas» en la que conversa sobre lo que ha supuesto para ella estar tres meses separada de su familia con la grabación de «Supervivientes». Según ha asegurado la publicación, ese tiempo le ha servido para tener una mejor perspectiva sobre su vida, y también el valor para hablar sobre cómo se siente sobre algunos miembros de su familia.

La joven, de 19 años, que ha estado bajo los focos de las cámaras desde niña por la prominencia de su madre, ha ofrecido declaraciones fuertes sobre su tío Agustín, el hombre que ha acompañado a la tonadillera en sus entradas y salidas de permisos en la cárcel.

«Kiko y Anabel (prima) tienen miedo al tío Agustín porque es muy influyente sobre mi madre. Si vienen amigos a casa de mi madre y tú no le caes bien, lo tienes más difícil. Si él influye tanto en mi madre es porque ella se lo permite», ha analizado, y ha ido un poco más allá.

«Tiene atenciones con mi hermano que no tiene conmigo. Mi abuela y mi tío Agustín conmigo son diferentes que con Kiko y Anabel. No me siento igual de querida. Me duele por mi hijo, no por mí.Ya estoy acostumbrada», ha comentado a «Lecturas», confesando que no se habla con Agustín desde los 12 años, «por nada o algo que no entendía» sin ofrecerle «ninguna explicación».

Ha puntualizado que sí siente mayor afecto por parte de su hermano y de su madre, aclarando que no la «quieren menos por ser adoptada». Sin embargo, «Chabelita» ha confesado que uno de los «peores» momentos de su vida lo vivió cuando su hermano habló sobre ella en «Sálvame Deluxe» por primera vez, y que incluso tuvo miedo de «sufrir un aborto».

La chica aún no ha visitado a su madre en la prisión de Alcalá de Guadaíra, y tampoco ha hablado con ella, aunque se «muere de ganas».