Uno de los inmuebles de la Finca en venta
Uno de los inmuebles de la Finca en venta - REALIZZA

Así son las casas de La Finca de Pozuelo, el paraíso blindado de los futbolistas

La exclusiva urbanización, repleta de vanguardistas palacios, aúna lujo y discreción

Actualizado:

Corría el año 1989. Luis García Cereceda, un empresario hecho a sí mismo, deambulaba por unos terrenos densamente arbolados en Pozuelo de Alarcón, al noroeste de Madrid. Sabía que de aquel trozo de suelo, equivalente a 400 campos de fútbol, podría florecer el megaproyecto inmobiliario que siempre había anhelado. No se confundió. Tras aprobarse el permiso de urbanización, fichó al arquitecto Joaquín Torres para que diseñara los inmuebles. En unos años, La Finca refulgía en la lista de las urbanizaciones más exclusivas de España.

La pátina de lujo y discreción perdura hasta hoy. Basta echar un vistazo a la oferta inmobiliaria actual para comprobar que aquí el concepto de sofisticación adquiere un nivel desconocido. Siete dormitorios, nueve cuartos de baño, un aseo, cinco plazas de garaje, ascensor, piscina privada... Estas dependencias corresponden a una de las propiedades que la inmobiliaria Realizza tiene actualmente a la venta, por casi cuatro millones de euros.

Este oasis de supermansiones no sólo destaca por su opulencia, sino también por su seguridad. «Aquí podemos vivir con las puertas de casa abiertas, algo impensable en cualquier otro lugar. No nos hace falta la alarma. El nivel de tranquilidad es máximo. Sé que mis hijos pueden salir a jugar y no les va a pasar nada porque las calles son privadas», comenta a ABC una residente de la urbanización, que se afincó allí hace diez años.

El recinto se ha convertido en un auténtico búnker. Tres garitas de entrada con guardia que controla las visitas, cámaras, infrarrojos, detectores de movimiento, patrullas 24 horas, un doble perímetro también videovigilado... «En seguridad, La Finca está a años luz de otras urbanizaciones de este tipo. Es una de las más seguras de Europa», expone Manuel Marrón, consejero delegado de Gilmar.

Refugio de futbolistas

El binomio lujo y seguridad pronto comenzó a atraer a la crème de la crème de la sociedad, aunque a día de hoy ha sido conquistado principalmente por futbolistas. El eterno capitán del Real Madrid, Raúl González, fue uno de los primeros en fijar su residencia en La Finca. Poco a poco, más y más galácticos siguieron su estela. En la zona de Los Lagos I, la más exclusiva de la urbanización, comparten vecindario Cristiano Ronaldo, Karim Benzema, Zinedine Zidane (segundo entrenador del Real Madrid) o Gareth Bale.

El galés, que tiene fama de hombre muy hogareño y familiar, le alquiló la casa amueblada al exmadridista Kaká por 12.000 euros mensuales. Una propiedad, obra del arquitecto Alfonso Azqueta Santiago, de 1.500 metros cuadrados repartidos en tres alturas y construidos sobre una parcela de 5.000, por la que el brasileño desembolsó unos siete millones de euros en 2010. La residencia, situada a tan solo 400 metros de la de Ronaldo, cuenta con un garaje para seis coches, piscina exterior y gimnasio. A pesar de la proximidad de las dos construcciones, sus fachadas reflejan a la perfección el carácter opuesto de sus moradores. Mientras que la de Bale responde a una arquitectura tradicional, la del astro portugués tiene un estilo mucho más desenfadado y vanguardista.

Más al sur, en la zona de la Blanca Paloma, han instalado su hogar Íker Casillas y Sara Carbonero. La pareja les compró la casa a Lydia Bosch y Alberto Martín por 2,5 millones de euros. La vivienda está distribuida en cuatro pisos y dispone de cinco dormitorios, seis baños, un aseo, un salón de juegos, dos salones de estar, cocina y cuarto de servicio. Además, en el exterior posee un inmenso jardín, repartido en 750 metros cuadrados.

Poco se sabe de cómo están decoradas o de si en su interior reina el orden más pulcro o el caos más apabullante. Atrás quedaron los tiempos en los que Joaquín Torres, el arquitecto de los famosos, se paseaba por los platós de televisión destripando las intimidades de las propiedades de su exclusiva cartera de clientes.

Respecto a quién puede alojarse en La Finca, que nadie se lleve a engaño. Mucho se ha escrito sobre que los futuros residentes deben recibir una recomendación o invitación previa de algún propietario antes de adquirir o alquilar una vivienda. Nada más lejos de la realidad. «Aquí el único filtro es el dinero», declara una propietaria.