Higos al natural
Higos al natural - abc

Augusto y la austeridad gastronómica

Hace dos mil años murió el primer emperador romano, un dignatario muy sobrio en la mesa

Actualizado:

El décimo cuarto día antes de las calendas de septiembre del año de los cónsules Sexto Apuleyo y Sexto Pompeyo, a la hora nona, fallecía el hombre más poderoso de Roma y del mundo entonces conocido: Augusto, primer emperador romano, y el de más larga permanencia en el poder.

Traduzcamos: Augusto, antes Octaviano, antes Octavio, murió a eso de las dos y media de la tarde del 19 de agosto del año 14 de nuestra Era; es decir, hace hoy exactamente dos mil años.

No vamos a hablar aquí de los hechos del principado del sucesor e hijo adoptivo de Julio César: adopción póstuma, pero perfectamente legal, para disgusto de su colega en el triunvirato y después enemigo Marco Antonio. Digamos que bajo Augusto estuvo mucho tiempo cerrada la puerta del templo de Jano, lo que sólo ocurría cuando Roma estaba en paz.

Vayamos a lo nuestro. Según Suetonio (Vida de los doce Césares, libro II). Augusto era muy sobrio en la mesa: «comía muy poco, y generalmente alimentos vulgares». Añade que lo que más le gustaba era el pan hecho en casa, los pescaditos pequeños, el queso de vaca prensado a mano y los higos verdes «que se dan dos veces al año». Las comidas que ofrecía constaban de tres platos o, como máximo, de seis, pero si el gasto que hacía en ellas no era excesivo, su amabilidad era extrema. Completemos el retrato: era también parco en el consumo de vino: «no solía beber más de tres veces durante la comida», y eso sin sobrepasar los seis sextantes (medio litro, más o menos).

Al final de su vida, al menos eso cuenta Robert Graves en «Yo, Claudio», sólo comía higos recogidos por su propia mano. Una buena fórmula es abrirlos y espolvorear un poco de azúcar moreno sobre la pulpa antes de colocarlos en una cazuelita con mantequilla y hacerlos un minuto por el lado de la pulpa, lo justo para lograr una caramelización suave. Augusto, carente de azúcar, podría usar miel.