Cilia Flores y Maduro no están casados ni tienen hijos
Cilia Flores y Maduro no están casados ni tienen hijos - efe

Cilia Flores, la nueva primera dama «combatiente» de Venezuela

Esta abogada de 60 años se caracteriza por su verbo vehemente y su defensa del chavismo. Su marido, Nicolás Maduro, dijo de ella que es una mujer a la que no le gustan «los copetes» ni los actos vanidosos

Actualizado:

Después de nueve años sin esta figura, Venezuela vuelve a tener primera dama: Cilia Flores, la pareja del nuevo presidente, Nicolás Maduro, una chavista que ha ejercido importantes funciones al frente de la Presidencia del Parlamento y de la Procuraduría General.

Venezuela dejó de tener primera dama en 2004 luego de que el fallecido presidente Hugo Chávez se separara de su segunda esposa, la periodista Marisabel Rodríguez, y su figura quedara informalmente en manos de sus hijas mayores Rosa Virgina y María Gabriela, que lo acompañaban en actos y viajes internacionales.

Con Maduro al frente del país, Flores se convertirá en «la primera combatiente de la patria», una mujer a la que no le gustan «los copetes» ni los actos vanidosos, ha dicho Maduro.

Abogada de 60 años, Flores fue defensora de Chávez tras su fracasada intentona golpista de 1992; luego fue diputada, del 2006 al 2011 presidenta del Parlamento y en 2012 fue designada procuradora general, un cargo del que se separó al arrancar la campaña de Maduro.

Su verbo vehemente, su defensa a ultranza del chavismo y su incondicionalidad a Chávez distinguen a esta militante oficialista que muchos creen que ejercerá una fuerte influencia en Maduro.

Flores y Maduro no están casados ni tienen hijos en común, pero comparten su vida desde hace unos 20 años, con los tres hijos del antiguo matrimonio de Flores y el hijo del ahora presidente.