Guillermo y Catalina de Cambridge, días después del nacimiento de la princesa Carlota
Guillermo y Catalina de Cambridge, días después del nacimiento de la princesa Carlota - AFP

Carlota de Cambridge será retratada por Mario Testino

El bautizo de la pequeña Princesa tendrá lugar hoy en una iglesia de Sandringham

Actualizado:

La princesa Carlota Isabel Diana de Cambridge, de nueve semanas, cuarta en la línea de sucesión al trono británico, será bautizada esta tarde en la iglesia de Santa María Magdalena, un pequeño y hermoso templo del siglo XVI enclavado en Sandringhan (Norfolk), el enorme latifundio de Isabel II en la costa este de Inglaterra, que se extiende por 32 kilómetros de reserva natural. Allí tienen su casa de campo los padres de la niña, los Duques de Cambridge. Se llama Anmer Hall y es un regalo de la Reina.

La ceremonia será tradicional y la oficiará el arzobispo de Canterbury, Justin Welby. Pero Guillermo y Catalina han querido hacer dos pequeñas innovaciones. Permitirán que el público pueda acceder al pequeño prado que rodea la iglesia, un templo donde solo caben unas treinta personas, para que puedan ver a la Princesa y a la Familia Real. Los interesados, que serán miles -muchos paparazis incluidos- tendrán que estar allí a las tres de la tarde. El oficio comenzará a las cuatro y media y durará treinta minutos. La otra novedad es que las fotos oficiales correrán a cargo de Mario Testino, un afamado fotógrafo de moda peruano afincado en Inglaterra, que cobró fama por ser el favorito de Diana de Gales, que lo eligió para su sonada sesión para «Vanity Fair». Será la primera vez que Testino fotografíe a la Reina. En un guiño de Guillermo a su madre, la capilla elegida es la misma en que se bautizó Diana, nacida en el enclave de Sandringham, donde pasó su infancia.

Los nombres de los padrinos se desvelarán en la propia ceremonia. Asistirán la bisabuela, Isabel II, con su marido, el Duque de Edimburgo; los abuelos, Carlos y Camilla y Michael y Carole Middleton; y también la cuidadora española del Príncipe George, María Teresa Turrión. La única ausencia reseñable es el Príncipe Enrique, que está en África, en teóricas tareas de conservación de la fauna salvaje. Ha sido descartado como padrino porque los Cambridge estiman que mantiene ya una gran intimidad con sus sobrinos sin necesidad de serlo.