Los Reyes de Grecia, Constantino y Ana María
Los Reyes de Grecia, Constantino y Ana María - abc

Constantino II se muda a Grecia y es el nuevo vecino de los Reyes de Holanda

Su hijo Nicolás vive en un piso de Papandreu, el político socialista que les expropió sus bienes

Actualizado:

Los Reyes Constantino y Ana María han regresado a Grecia para quedarse. El hermano de Doña Sofía lo anunció el 3 de abril, cuando visitó la finca real en Tatoi, próxima a Atenas, donde se encuentran enterrados los miembros de la Familia Real griega. Aquel día se celebraba una misa recordando a su bisabuelo, el Rey Jorge I. Conversando con el Arzobispo de Atenas y Primado de la Iglesia Ortodoxa griega, Su Beatitud Jerónimo, confirmó que él y su esposa se iban a asentar de manera permanente en el país. Y así ha sido. Mientras terminan la construcción de su nueva residencia, se han instalado en Porto Jéli, en el Peloponeso, en una gran casa alquilada. «Poseen un terreno magnífico y están edificando», revela a ABC Vasílis Kutsavlís, presidente de los Amigos de Tatoi, un grupo de voluntarios que cuida la antigua finca real.

En Porto Jéli, donde también han comprado casa los Reyes de los Países Bajos, se encuentra el pequeño puerto donde cada verano la Familia Real griega embarca a bordo del kaíki «Afroessa», un navío que sigue el modelo pesquero tradicional griego. Atrás quedan las décadas de exilio en Londres, donde Constantino tenía una residencia en el elegante suburbio de Hampstead.

Bajo perfil

El Rey Constantino, que ahora camina con bastón, se cuida más tras sufrir un desvanecimiento que provocó su ingreso durante unos días en una clínica ateniense. Hoy se le puede ver de vez en cuando en el centro de la capital, ocupándose de sus asuntos. Algunos le saludan con respeto, mientras que otros le ignoran o le dan la espalda. Muchos, sencillamente, no le reconocen: abandonó el país en diciembre de 1967, cuando tenía 27 años (nació en 1940) y tras fracasar su contra-golpe durante la dictadura de los coroneles.

Después de zanjarse el asunto de la nacionalización de las propiedades de la Familia Real griega, obteniendo una indemnización del Estado griego (según la sentencia del Tribunal de Estrasburgo en 2002), empezó a pasar los veranos en su país natal, donde varios de sus nietos han sido bautizados y dónde, en 2010, se casó su hijo, el Príncipe Nicolás, con Tatiana Blatnik.

Aunque le gusta hablar de política con sus amigos, la mayoría armadores griegos, no hace nunca declaraciones públicas sobre el gobierno. Discreción, como la de su hermana pequeña, la Princesa Irene, que pasa largas temporadas en Atenas en un modesto piso cerca del Palacio de Conciertos. Doña Irene acude a numerosas veladas musicales en las que es reconocida y saludada con amabilidad. Es una persona muy querida por su timidez y su espontaneidad.

El Príncipe Nicolás, segundo hijo del Rey Constantino, también ha fijado su domicilio en Grecia. Nicolás lleva años ejerciendo como secretario de su padre y ocupándose de sus inversiones; Tatiana Blatnik, por su parte, hasta no hace mucho trabajaba con la diseñadora Diane von Fürstenberg. Ahora, el joven matrimonio lleva meses instalado en Atenas, ciudad en la que Nicolás sigue trabajando en el sector financiero. Lo curioso e irónico es que han alquilado piso en un edificio propiedad de Sofía Papandreu, hija del socialista Andreas Papandreu, el exministro que nacionalizó todas las propiedades de la Familia Real griega en 1994 y que les retiró su nacionalidad. Así, Nicolás y Tatiana son vecinos, puerta con puerta, del clan socialista de los Papandreu.