María Teresa Fernández de la Vega - Jaime García

María Teresa Fernández de la Vega, irreconocible tras su último paso por quirófano

La presidenta del Consejo de Estado español, que se encuentra de visita oficial en Letonia, ha dejado sorprendidos a todos con su cambio

Actualizado:

No son pocos los rostros conocidos que recurren a la cirugía y a los tratamientos estéticos para arreglarse los pequeños defectillos o simplemente sentirse más joven, intentando erradicar las temibles patas de gallo y las arrugas. La última en recurrir a esta técnica ha sido María Teresa Fernández de la Vega (69 años).

La presidenta del Consejo de Estado español se encuentra de visita oficial en Letonia centrada en el relevo del contingente español integrado en las misiones de la OTAN en el Báltico. En su encuentro con el primer ministro saliente, Maris Kucinskis, la política fue fotografiada y sin duda lo que más llamó la atención fue su nueva cara. Sus prominentes pómulos y su cambio de expresión son consecuencia de las operaciones.

Lo cierto es que no parece la misma y está irreconocible. No es la primera vez que llama la atención su nuevo «look» o sus retoques estéticos. Durante los últimos ocho años, la que fuera vicepresidenta del Gobierno en la era Zapatero ha sufrido constantes transformaciones.

De la Vega, en 2010 y a la derecha, la política esta semana
De la Vega, en 2010 y a la derecha, la política esta semana

En 2012, María Teresa Fernández de la Vega concedió una entrevista al «Programa de Ana Rosa» de Telecinco, en la que llamó más la atención su nuevo «look» que sus declaraciones. Además de su cambio de peinado, aparecía con un rostro visiblemente más rejuvenecido.

Siempre ha negado que se haya sometido a alguna intervención, pero lo cierto es que viendo fotografías antiguas, el cambio es más que evidente. «No tendría inconveniente en decirlo», ha repetido en varias ocasiones María Teresa Fernández de la Vega.