Rania de Jordania junto a Victoria de Suecia
Rania de Jordania junto a Victoria de Suecia - GTRES

Así ha «esculpido» Rania de Jordania su nuevo rostro

La esposa de Abdalá II sorprende con unos retoques en los que por primera vez parece haberse rendido a los excesos. Los especialistas opinan

Actualizado:

La Rania de Jordania se presentaba ayer en la comida organizada en honor de los Príncipes de Suecia en Amman con un rostro irreconocible. No es la primera vez que la esposa del Rey Abdalá ll se somete a pequeños retoques estéticos, pero, en esta ocasión, se han pasado con las dosis.

«Le han infiltrado mucho relleno en la parte baja de los pómulos y le han redondeado la cara, quitándole la estructura triangular tan bella que tenía», señala el doctor Ángel Martín de la Clínica Menorca. «Y es evidente también que se ha hecho una revitalización facial con ácido hialurónico recientemente porque este ingrediente, al principio, hace retener más el agua y le da más volumen al rostro», indica el doctor Moisés Amselem. «También se aprecia un “bótox” recién puesto, que a nivel frontal le baja más las cejas y le hace los ojos más pequeños y a nivel de las patas de gallo, le baja y acentúa más los pómulos, sobre todo al sonreír - continua este especialista- pero sobre todo, se observa un claro aumento de labios con ácido hialurónico».

En el año 1999, con cejas más pobladas y flequillo
En el año 1999, con cejas más pobladas y flequillo

Según Pilar Benito, directora médica de Slow Life House, la boca de la Reina guardaba las proporciones clásicas de belleza: que el labio superior corresponda a 1/3 del volumen total del labio, mientras que el inferior suponga 2/3. «Con los años se veía en ellos ya una pequeña asimetría, ya que su labio superior derecho era más fino y alargado que el izquierdo, se percibían pequeñas arrugas en el borde del bermellón, primer paso para que aparezca el temido “código de barras”, y sus comisuras labiales comenzaban a caer confiriendo un aspecto triste y cansado. Con el relleno labial realizado ha cambiado ese equilibrio de sus labios superior e inferior, pasando a tener una proporción 50-50 que le confiere demasiado protagonismo y rompe la armonía de su rostro», apunta.

Izquierda, año 2010, derecha, en 2017
Izquierda, año 2010, derecha, en 2017

«Además, al tratar de compensar la asimetría ha igualado el volumen de los labios pero no su longitud», puntualiza. «Y le han realizado un perfilado para tratar las incipientes arrugas del código de barras con una cantidad excesiva de relleno quedando demasiado grueso, y también le han dejado las comisuras demasiado elevadas». Ahí es nada. «El medico que le haya hecho el retoque ha usado una cantidad excesiva de producto en todos los rellenos realizados lo que le confiere una apariencia hinchada, deformada y poco elegante», concluye.

¿Un mal maquillaje?

Pero si llamativa es la boca de pato, no menos lo son sus cejas, excesivamente pobladas y oscurecidas. Como dice Teresa de Miguel, directora del salón de belleza My Little Momo, la soberana hachemita ha sido un referente de estilo y, cuidándose mucho y bien, nunca había pecado de excesos. Pero esta vez, el cambio ha sido demasiado notorio. Según esta especialista, es posible que se haya realizado un «microblading» o «microshading», las técnicas de maquillaje semipermanente ideales para personas con cejas despobladas o excesivamente depiladas en el pasado, e incluso para perfeccionar la forma natural. «Pero ella no lo necesitaba, tenía unas cejas perfectas, y este exceso de pigmento le da un aspecto muy duro», comenta. «Pero, como ha sucedido en otros ocasiones -recordemos a Renée Zellweger- puede ser un mal día, o un mal maquillaje, y hay que darle una tregua y esperar a sus siguientes apariciones en publico».