Relax, agua termal y hoteles con historia en los balnearios de Castilla Termal
Cualquiera de los balnearios de Castilla Termal es ideal para relajarse
balnearios

Relax, agua termal y hoteles con historia en los balnearios de Castilla Termal

Si la vuelta de las vacaciones ha subido tus niveles de estrés, te proponemos tres lugares para olvidarte de él

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Disfrutar en el agua de la experiencia más relajante. Quizá ese sea el principal objetivo de los visitantes que acuden a alguno de los tres centros que Castilla Termal ofrece a lo largo de la geografía española. Valladolid, Soria y Cantabria son las provincias que acogen estos maravillosos balnearios culpables de que te olvides del estrés y los problemas.

Conviene recordar que los balnearios no son lo mismo que los spas. Para que un balneario sea considerado como tal debe realizar sus tratamientos con aguas minero-medicinales y estar situado cerca del manantial. Sin embargo, un spa utiliza en sus funciones agua corriente.

OLMEDO (VALLADOLID)

La localidad de Olmedo se encuentra a poco más de 40 kilómetros de Valladolid. Si se visita la que antaño fuera capital del reino no hay que perder la oportunidad de relajarse en las aguas del Hotel Balneario Villa de Olmedo. En este centro se ponen en práctica las técnicas termales más modernas. Sus aguas, hipotermales de mineralización fuerte y ubicadas en el otrora claustro de un convento, harán que el estrés forme parte del pasado.

Además, practicar deporte es posible en su piscina al aire libre o en su pista de paddle. Para descansar por la noche después del ejercicio, puedes alojarte en cualquiera de sus 78 habitaciones. Si se prefiere una estancia algo más lujosa, el Hotel Balneario Villa de Olmedo ofrece 4 suites a sus huéspedes.

Precio de la habitación doble: 160 euros (IVA no incluido)

Precio de la suite: 200 euros (IVA no incluido)

Entrada de adulto a la piscina termal: 30 euros (IVA incluido)

BURGO DE OSMA (SORIA)

Es un lugar con encanto, incluso visto desde fuera. En la antigua Universidad de Santa Catalina, una construcción del siglo XVI, el Hotel Termal Burgo de Osma obsequia a sus visitantes con una experiencia inolvidable. No sólo su fachada plateresca invitan a darse un baño en sus aguas termales: también su precioso claustro renacentista es una excelente excusa para conocerlo.

El hotel está ubicado en un edificio del siglo XVIEn este claustro –techado para poder usarlo todo el año– nos trasladaremos a otra época. Es en este lugar donde se sirven los desayunos de bufet que ofrece el hotel, acompañado de una pequeña cúpula con vistas a la zona de agua termal, ubicada un piso más abajo del patio renacentista. Además, una sala de lectura amenizará en un ambiente excepcional a los amantes de las letras.

«Un lugar mágico dotado de instalaciones y servicios de alta calidad ideales para descansar, cuidarse, organizar sus eventos de empresa y celebraciones personales», afirman desde la página web del centro. Y es que no sólo sus piscinas termales con circuito de contrastes hacen las delicias de los huéspedes. Las 66 habitaciones –y 4 suites– del Hotel Termal Burgo de Osma embaucarán a todo el que las visite hacia el más absoluto descanso.

Precio de la habitación doble: 160 euros (IVA no incluido)

Precio de la suite: 200 euros (IVA no incluido)

Entrada de adulto a la piscina termal: 30 euros (IVA incluido)

SOLARES (CANTABRIA)

La piscina termal del Hotel Balneario de Solares no deja indiferente a nadie: cuenta con nada menos que 849 metros cuadrados. Su capacidad es de 850.000 litros, y está equipada con un amplio abanico de espacios donde disfrutar de los beneficios de un balneario cuyas aguas están entre 32 y 34 grados: varios tipos de chorros, cuellos de cisne, camas de hidromasaje, ría para nadar a contra corriente y cascadas para las cervicales...

Los niños tienen su propio balneario«Las aguas termales del Manantial de Fuencaliente son bicarbonatadas, cloruradas, cálcicas y sódicas. Están indicadas terapéuticamente en tratamientos digestivos, metabólicos, antiácidos, antiinflamatorios, diuréticos y del sistema nervioso. Son también idóneas para tratamientos termo lúdicos, de belleza, rehabilitación y problemas psicológicos y del sistema nervioso, como el insomnio y el estrés», aseguran desde el centro.

Las aguas termales de este hotel tienen «historia». Ya en 1828, el líquido elemento de este balneario consiguió la declaración de utilidad pública. Un siglo más tarde se convirtió en la primera estación termal de Cantabria, y a día de hoy sigue manteniendo cierto encanto de aquella Belle Époque.

Los más pequeños de la casa también tienen su propio espacio para el relax: un balneario infantil concebido para que los niños puedan descubrir a edad temprana las virtudes de las aguas minero-medicinales. Mientras juegan se benefician de sus componentes.

Ya sea por las aguas o por la belleza del lugar, puedes alojarte cualquiera de las 113 habitaciones del Hotel Balneario de Solares (precios a consultar con el centro): 97 dobles –3 de ellas adaptadas para minusválidos–, 5 junior suite y 11 individuales