Cinco castillos históricos para visitar en Madrid

La región cuenta con numerosas edificaciones que permiten un viaje a través de los últimos cinco siglos

MadridActualizado:12345
  1. La joya de Manzanares

    MATÍAS NIETO

    Original de 1475, el castillo de Manzanares el Real, con total seguridad, es el más famoso de la Comunidad de Madrid, en un estado de conservación admirable. En 1982 fue la sede del acto de constitución de la Asamblea de Madrid. Además, durante todo el año se celebran espectáculos de todo tipo: conciertos, visitas teatralizadas, mercado medieval...

    En la actualidad, es propiedad del Duque del Infantado, aunque lo ha cedido por un período de setenta años a la Comunidad. Fue restauradi durante los años 60 y 70 y desde 1931 es Monumento Histórico-Artístico.

    Una torre flotante

    Ya que se habla de Manzanares el Real, es preciso hablar de la torre que se eleva sobre el embalse homónimo. Su levantamiento, en 1907 por orden del Marqués de Santillana, fue ideada para impulsar la primera red hidroeléctrica de Madrid, que finalmente se hizo efectiva y suministró de energía a una buena parte de la ciudad durante un tiempo.

    Alcanzado el final de los años 60, ya con la gestión del embalse en manos del Canal de Isabel II, se quedó pequeño para los usos deseados; por lo que, paralelamente a la antigua presa, se levantó una nueva, más grande, que duplicaba la capacidad a casi 100 hectómetros cúbicos. La construcción original quedó sepultada por el agua, salvándose únicamente la torre.

  2. Residencia de Isabel La Católica

    COMUNIDAD

    En 1434, Álvaro de Luna compró el Señorío de Valdeiglesias a los frailes de un monasterio que entonces se ubicaba en Pelayos de la Presa. Ese mismo año, el Condestable de Castilla ordenó construir el castillo de la Coracera, una fortaleza que a lo largo de su historia ha cambiado de propietarios.

    Desde 2003, y con titularidad compartida al 50%, sus dueños son el Ayuntamiento de San Martín de Valdeiglesias y José Fernando Cornejo Pablos

    El episodio más famoso de este castillo de la Coracera ocurrió en el siglo XV, cuando sirvió de residencia a Isabel La Católica tras ser proclamada heredera de Castilla. Se levanta sobre una planta cuadrada, con tres torres cillíndricas en sendas esquinas y una cuarta, la torre de Homenaje, que parece ser el castillo entero. En el interior existen varias dependencias en torno al Patio de Armas, entre las que destacan la capilla y la bodega.

  3. Villanueva de la Cañada

    COMUNIDAD

    Sobre el castillo de Aulencia, también llamado de Villafranca, apenas existen referencias históricas. Situado en el término municipal de Villanueva de la Cañada, las que quedan son de épocas recientes.

    Estas huellas, no obstante, revelan que el castillo fue testigo durante la Guerra Civil de dos batallas: la de la carretera de La Coruña y la de Brunete, ambas en 1937. En la última fue bombardeado por tropas franquistas, además de servir de refugio a una brigada soviética, que combatía con el bando republicano.

    De origen árabe, está formado por un cuerpo principal de planta cuadrada. Posee una torre del Homenaje y otras seis, de forma cilindrica, repartidas entre sus vértices y los centros de sus lados.

  4. El castillo de Garcilaso de la Vega

    COMUNIDAD

    El castillo de Batres, construido entre los siglos XV y XVI, sorprende porque fue edificado en barro cocido sobre cimientos de pederna. Además, declarado Conjunto Histórico-Artístico en 1970, es uno de los mejor conservados en la Comunidad junto al de Manzares el Real. De su estructura destaca la torre del Homenaje, de 25 metros de altura, y su balconada de hierro.

    En origen fue propiedad de los Señores de Batres, que también aporta matices de leyenda a su historia. A finales del siglo XV, la VI Señora de Batres, Sancha de Guzmán, fue presionada por Fernando El Católico para contraer matrimonio con el capitán Garcilaso de la Vega. Aquello fructificó y de ese matrimonio resultó el famoso poeta Garcilaso de la Vega, quien, por cierto, nunca ostentó el título de Señor de Batres.

  5. Escenario de «Águila Roja»

    COMUNIDAD

    Construido en el siglo XV, el primer castillo de Chinchón ha sufrido múltiples reformas por los conflictos de los que ha sido testigo: el 21 de enero de 1521 cayó en manos comuneras, que lo dejaron en un lamentable estado. Restaurado, las guerras posteriores volvieron a arrasarlo. En 1705 la de Sucesión; en 1808 la de Independencia.

    El castillo siempre ha pertenecido a los Condes de Chinchón, aunque estos dejaron de habitarlo en el siglo XVIII. Desde entonces ha tenido diferentes usos: acogió una fábrica de licores y, más reciente, ha sido escenario de diferentes películas o series, como es el caso de Águila Roja.