Algunas de las casetas de feria, ya preparadas para las fiestas en la carrera de San Francisco
Algunas de las casetas de feria, ya preparadas para las fiestas en la carrera de San Francisco - MAYA BALANYA

Los vecinos critican que el Ayuntamiento priorice los bares sobre la seguridad en las fiestas de La Paloma

El Consistorio asegura que el plan de evacuación garantiza vías de salida ante aglomeraciones

MADRIDActualizado:

Una quincena de calles del barrio de La Latina, epicentro de las fiestas de La Paloma, estarán cerradas al tráfico desde hoy hasta el próximo miércoles, el día en que se celebrará la procesión en honor a la Virgen. El motivo alegado por el Ayuntamiento de la capital para decretar estas restricciones es «preservar la seguridad de todos los asistentes» a los festejos. Sin embargo, los residentes de la zona censuran que se impida el tránsito de coches «con el fin de ocuparlas para hacer negocio (empresas cerveceras, feriantes y bares)». «No hay mayor cinismo que digan que lo hacen por seguridad cuando llenan la calle de barras», censura Íñigo Gaya, portavoz de la asociación de vecinos Las Cavas-La Latina, en conversación con ABC.

ABC
ABC

El Consistorio sostiene que mantendrán el tráfico abierto en las calles de Bailén, Toledo y Segovia para «garantizar la existencia de ejes que permitan el acceso a servicios de urgencia y evitar acumulaciones de tráfico en el interior del distrito». Pero los vecinos consideran que «esas calles no son ningún eje, sino que rodean un mega-recinto ferial, que seguirá siendo impenetrable para los servicios de emergencia». «Los vecinos venimos quejándonos desde hace años de que la organización de un evento masivo como este en las estrechas calles del centro supone un grave riesgo», indica Gaya.

Los residentes destacan que de año en año el Consistorio ha ido ampliando el perímetro restringido al tráfico y que cada vez se autoriza un mayor número de barras en las calles. «Este año se ha incluido el corte de la Cava Baja y han permitido que se pongan más de 90 barras, desde donde atienden a todos los clientes, y que convierten la zona en una ratonera», insiste Gaya, que destaca también los inconvenientes derivados de que el público se agolpe en las puertas de los bares como el ruido permanente hasta las cuatro o las cinco de la mañana durante todo el fin de semana.

Desde el área de Seguridad, Salud y Emergencias aseguran a este diario que el plan de Movilidad se ha desarrollado con los equipos de Emergencias y Policía Municipal, que están en coordinación con los Agentes de Movilidad y el resto de servicios como los de Limpieza. «El protocolo que se aplicará tiene en cuenta las condiciones necesarias para un evento donde se pueden dar grandes aglomeraciones», explican fuentes municipales.

75.000 personas

Las fiestas contarán con dos escenarios principales en la plaza de la Paja y en Las Vistillas, que en años anteriores han llegado a acoger a 75.000 personas. Desde el Ayuntamiento recalcan que pese a la cantidad de gente esperada, «están garantizados los flujos de evacuación» y que «siempre cuentan con una vía alternativa para la evacuación de vehículos».