Los juzgados estaban blindados en previsión de altercados Guillermo Navarro / Vídeo: Enorme tensión a la llegada de 'Juanin' a los juzgados de Aranjuez
Doble crimen en Aranjuez

Tiroteo en Aranjuez: «Te vas a quedar sin familia, vamos a matarles a todos»

Los nervios se desataron cuando el acusado de dos homicidios acudió al juzgado. «Soltadle, dejádnoslo a nosotros», decían allegados de las víctimas

MADRIDActualizado:

La tensión que se ha instalado en Aranjuez desde el pasado domingo, cuando un hombre de 38 años la emprendió a tiros y acabó con la vida de dos excuñadas, de 35 y 23 años, e hirió de gravedad a su exsuegra, de 50, vivió un nuevo capítulo ayer. Fue delante del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 3 de la localidad, donde el sospechoso, Juan Mendoza Jiménez, conocido como Juanín, iba a pasar a disposición judicial a lo largo de la mañana. Entre escenas desgarradoras de dolor, rabia, gruesos improperios y todo tipo de amenazas de muerte hacia el presunto homicida y su familia, del clan de los Nito, transcurrió la intensa jornada hasta primeras horas de la tarde. Elreo acabó ingresando en la prisión de Valdemoro, acusado de dos delitos de asesinato, un tercero en grado de tentativa, así como tenencia ilícita de armas. Así lo ordenó la magistrada.

Desde bien temprano, un amplio perímetro, acordonado de forma preventiva, impedía acercarse a las instalaciones. Además, el lugar estaba blindado para evitar altercados. Siete furgones de la Unidad de Intervención Policial (UIP), así como varias dotaciones de la Policía Nacional y Local, estaban apostadas en la entrada a la sede judicial.

El viudo de la primera víctima, siendo reducido por un agente de la UIP
El viudo de la primera víctima, siendo reducido por un agente de la UIP - Telemadrid

Hasta ahí se desplazó un nutrido grupo de familiares de las dos hermanas asesinadas, pertenecientes al clan de los Pelofino: Liset Fernández Jiménez, de 35 años, y Montserrat, de 23, víctimas de los disparos mortales de su excuñado, Juanín, celoso y despechado porque Celes, la mujer con la que había compartido más de la mitad de su vida, le había dejado por otro, para más inri, el marido de una hermana suya, como trascendió ayer. Ese fue el detonante de su venganza.

«Ellas no tenían la culpa»

Los nervios estaban a flor de piel y, contagiosos, estallaron cuando un Audi blanco circulando a gran velocidad sorteó las vallas que rodeaban los juzgados. «Muérete. Púdrete en la cárcel cobarde», chilló un hombre. Era Juanma, el viudo de Liset, quien fuera de sí fue reducido por los «antidisturbios» aunque se resistió, entre los gritos de apoyo de sus allegados. Fue detenido por conducción temeraria; casi atropella a un agente de la Policía Local. Por la noche quedó en libertad con cargos. Entonces se produjo uno de los altercados, cuando varios de sus allegados trataron de romper el cordón.

«¡Qué valiente eres, asesino de mujeres! No has tenido cojones para enfrentarte con quien te quitó a la tuya. Cobarde. Maricón», le gritaban sin cesar

El ambiente, ya caldeado, se encendió aún más cuando a las 10.40 horas llegó el autor de la tragedia con la cabeza cubierta para que no le vieran el rostro. «Soltadle, dejádnoslo a nosotros», vociferaban sin cesar los congregados, más de medio centenar de personas. Adrián, el segundo viudo, marido de Montse, roto dolor y en estado de «shock», tras horas mudo, sujetando el peluche de una de sus dos hijas, estalló: «¡Ellas no tenían la culpa! ¡No la tenían! Y mis niñas se han quedado sin madre. Suicídate en la cárcel», vociferaba, desesperado. Los improperios hacia el acusado no cesaron. «Vamos a sacar hasta a tus muertos de la tumba y se los voy a echar a mis perros. Los vamos a hacer picadillo», amenazaba una mujer. «Te vas a quedar sin familia, porque la vamos a matar», se desgañitaba otro. «¡Qué valiente eres, asesino de mujeres! No has tenido cojones para enfrentarse con quien te quitó a la tuya. Incluso hablabas por teléfono con él y atacas a las que menos culpa tienen. Cobarde. Maricón». La retahíla de insultos se prolongó hasta que salió del juzgado a las 16.30 horas, rumbo a prisión.

Después, los familiares de las víctimas se trasladaron hacia el tanatorio a velar a Montse. Hoy será enterrada, por lo que las escenas de crispación se volverán a repetir.