El IBI sube este año en Madrid un 5,5% de media

El impuesto sigue congelado en los 22 barrios donde Ahora Madrid adelantó la revisión catastral en 2016

MadridActualizado:

El recibo del Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI) en Madrid ya está llegando a los buzones de los ciudadanos y muchos de ellos se sorprenderán por el extra que tendrán que abonar. El incremento continuará con una media media del 5,5% anual hasta 2021. Este año, con respecto a 2017, el aumento de este tributo para los hogares en 18 distritos de la capital oscilará en una horquilla máxima del 8%, como le ocurre a Centro, y un mínimo del 3%, el ejemplo de Villa de Vallecas. Traducido en euros, se deberá apoquinar de más una media de entre 54 y 12 euros, según ha podido saber ABC a través de fuentes expertas.

Carabanchel, Usera y Puente de Vallecas serán los únicos que mantendrán el mismo importe que el año pasado, así como los barrios de Santa Eugenia, en Villa de Vallecas, y San Cristóbal, en Villaverde.

En Retiro, Hortaleza y Barajas se incrementará un 7%, suponiendo entre 48 y 35 euros de más en el tributo (siempre de media). En Salamanca y Chamberí crecerá un 6%, que representa 54 y 40 euros, respectivamente. La mayor parte de los distritos notarán un aumento del 5%; estos son, de más a menos: Moncloa-Aravaca, Chamartín, Fuencarral-El Pardo, Arganzuela, Ciudad Lineal, Tetuán, Vicálvaro y Villaverde. En ellos, se pagará de más entre 41 y 12 euros. Moratalaz, San Blas-Canillejas y Latina verán subir sus recibos un 4%; es decir, entre 17 y 13 euros. Para Villa de Vallecas ascenderá un 3%, 12 euros.

Causa principal

La subida se debe ante todo a la revisión catastral que se llevó a cabo en 2011 en la capital, pero también al hecho de que el Ayuntamiento que dirige Manuela Carmena ha incumplido el acuerdo del Pleno de septiembre de 2015 de rebajar el IBI hasta el tipo más bajo, el 0,4%. Partido Popular, PSOE y Ciudadanos obligaron a Ahora Madrid a llevar a cabo esta medida –para la que los 20 concejales del partido de Carmena votaron en contra–. El tipo ha llegado a bajar del 0,58%, cifra que marcó Ana Botella (PP) en 2014, de cara al año electoral, hasta el 0,51% actual.

Con el Gobierno de Alberto Ruiz-Gallardón (PP) se revisó la valoración catrastal tras haber pasado diez años desde el anterior procedimiento, en 2001, tal y como estipula le ley. Durante esta década se había producido el «boom» inmobiliario y, pese a que el precio de la vivienda comenzaba a desplomarse en 2011 por la crisis económica que estalló en 2008, la valoración catastral llegó a incrementar el recibo del IBI un 74%.

La normativa permite a los ayuntamientos prorratear esta cifra para que el contribuyente no reciba un sablazo fiscal de un año a otro, así que el Consistorio calculó que la subida anual sería en torno al 5,7% hasta llegar a 2021, cuando debe realizarse un nuevo análisis; es decir, en la próxima legislatura que echará a rodar en junio de 2019.

Lo que sí hizo Ahora Madrid, de forma inédita, fue revisar la valoración catastral de 22 barrios en 2016 para que su recibo bajara en 2017 entre un 20% y un 40%. Afectaba a un total de 370.981 inmuebles de uso residencial, o lo que es lo mismo, a uno de cada cuatro contribuyentes. La medida beneficiaba a Comillas, Opañel, San Isidro, Vista Alegre, Puerta Bonita, Buenavista y Abrantes, en Carabanchel; a Entrevías, San Diego, Palomeras Bajas, Paromeras Sureste, Portazgo y Numancia, en Puente de Vallecas; a Orcasitas, Orcasur, San Fermín, Almendrales, Moscardó, Zofío y Pradolongo, en Usera; en Villa de Vallecas, Santa Eugenia, y en Villaverde, San Cristóbal, el barrio que tuvo la bajada más acusada del impuesto, con un descenso de más de 30 euros. Para todos ellos, el recibo se mantiene intacto hasta 2021.

La oposición acusó a Carmena de poner en marcha esta acción selectiva para favorecer a sus votantes, ya que en todas esas zonas el partido vencedor en las urnas en 2015 resultó Ahora Madrid. El Ayuntamiento argumentó entonces que el valor real del suelo y la vivienda caía mientras estos barrios «continuaban afrontando una subida del recibo del IBI en relación a los valores catastrales fijados en 2012».

Carmena ha bajado la tasa del 0,58 al 0,51% por imposición de PP, PSOE e IU

El entonces delegado de Economía y Hacienda, Carlos Sánchez Mato, explicaba en rueda de prensa que con ello se quería paliar el gran desequilibrio registrado en determinados distritos. Pero la actuación no atendía a otros barrios donde también se había disminuido el valor catastral. A día de hoy, según se puede comprobar en el Portal de Datos Abiertos municipal, ha descendido esta cifra en los barrios de Castellana y Goya, ambos situados en el distrito de Salamanca entre 2015 y 2017. O, por ejemplo, en el barrio de Hellín, en San Blas-Canillejas, el descenso ha sido superior a cualquiera de los revisados por el Ayuntamiento en 2016: el valor catastral ahí ha caído un 58,1%.

Madrid es la ciudad que más recauda por IBI en toda España. De los más de 5.000 millones que ingresó el Ayuntamiento en 2017, según el Presupuesto, más de 1.345 millones se correspondían con este impuesto. En 2018 se prevé aumentarlo hasta los 1.354 millones de euros.

El último anuncio que ha hecho el Ayuntamiento de Madrid en lo que concierne a este tributo es su pretensión de penalizar a los propietarios de pisos vacíos con un recargo extra en el IBI. En el Pleno de marzo pasado, Ahora Madrid y PSOE votaron a favor de instar al Gobierno central a poder ejecutar este plan. PP y Ciudadanos votaron en contra. La Ley de las Haciendas Locales permite a los 8.000 ayuntamientos de España puedan recargar hasta el 50% de la cuota de dicho impuesto, siempre que se trate de inmuebles de uso residencial que se encuentren desocupados con carácter permanente.