DATOS

El semáforo del Santiago Bernabéu, el mayor expendedor de multas

La cámara a la altura de Castellana, 105 caza una media de seis conductores al día saltándose el disco rojo. A partir de este martes seis nuevos «foto-rojo» comienzan a denunciar en la capital

MADRIDActualizado:

A partir de este martes comienzan a denunciar seis nuevos semáforos con cámara para captar a los conductores que salten el disco rojo. Otros 11 entrarán en funcionamiento a lo largo de este año. Ya suman 32 los instalados en las carreteras de Madrid capital. Hasta ayer había 26, aunque seis de ellos no estaban activos actualmente.

La cámara que más denuncias realizó entre enero y noviembre del año pasado, último mes con datos disponibles del Ayuntamiento, es la situada a la altura del número 105 de Paseo de la Castellana, junto al estadio Santiago Bernabéu. Sus fotografías sirvieron para denunciar a 1.984 conductores en ese periodo, una media de seis al día, según el análisis de ABC de las 1,9 millones de sanciones expedidas por el Consistorio en esos 11 meses. Cada uno de esos infractores se enfrenta a 200 euros de multa y la pérdida de cuatro puntos del carné por «rebasar un semáforo en fase roja».

Paseo de la Castellana, 105, con el Santiago Bernabéu al fondo
Paseo de la Castellana, 105, con el Santiago Bernabéu al fondo - GOOGLE MAPS

Otros tres semáforos con sistema de «foto-rojo» superaron el millar de denuncias en ese periodo: Avenida del Mediterráneo, 32 (1.420 denuncias); Avenida de la Ilustración esquina Betanzos (1.235); y Francisco Silvela, 62 (1.010). Entre los 20 radares activos sumaron 13.979 denuncias. A 200 euros cada multa, suponen 2,8 millones de euros para las arcas municipales, sin contar con el eventual descuento por pronto pago.

Los semáforos con cámara, sin embargo, no son los puntos automáticos de denuncias más productivos para el Ayuntamiento. El más eficiente, Paseo de la Castellana 105, ocupa el puesto 55 como punto con mayor número de denuncias. El top 20 está copado por los radares de velocidad, especialmente en la M-30, y por las áreas de prioridad residencial (APR) en los barrios de Letras, Cortes, Embajadores y Ópera.

Entre los primeros está Leganitos 24, a pesar de que las cámaras de la APR de Ópera solo comenzaron a cazar supuestos infractores desde noviembre. Ese mes, el último con datos ofrecidos por el Ayuntamiento, diez de los 14 puntos con más sanciones estuvieron en la nueva área de prioridad residencial, entre ellos los cuatro primeros puestos, por encima de los captados por radares en autopistas y M-30. Los más productivos fueron Leganitos, 24 (9.738 denuncias); Santo Domingo, 1 (5.018); Mayor, 77 (4.806); e Hileras, 16 (4.388). La delegada de Medio Ambiente y Movilidad del Ayuntamiento de Madrid, Inés Sabanés, anunció la semana pasada una investigación acerca de los posibles fallos en la tramitación de las multas en la APR.

Tampoco ha estado exento de polémica el sistema de denuncia de conductores mediante la fotografía captada en el supuesto momento de saltar el semáforo en rojo. Ya ha sido recurrido con éxito por algunos conductores multados. El Ayuntamiento ha sido condenado en varias ocasiones a anular la sanción puesto que la única prueba, la fotografía, no ha sido considerada como concluyente por el juez.

Más recaudación de la prevista

El Ayuntamiento de Madrid cuenta en sus presupuestos con recaudar este año 95 millones de euros por infracciones contra la ordenación de circulación, la misma cantidad que en 2015. Sin embargo, la experiencia del último lustro demuestra que las arcas municipales siempre se han llenado muy por encima de lo previsto. En 2015, entraron 131 millones; en 2014, 169 millones, un 52% más de lo presupuestado; en 2013, 195 millones, un 62% por encima de lo previsto; y en 2012 entraron 212 millones cuando la cantidad esperada era de 176 millones.