Isabel Díaz-Ayuso e Ignacio Aguado pactan el Gobierno de la Comunidad de Madrid
Isabel Díaz-Ayuso e Ignacio Aguado pactan el Gobierno de la Comunidad de Madrid - ISABEL PERMUY

Reparto del Ejecutivo con cuatro consejerías más: 7 para el PP, y 6 y el portavoz para Ciudadanos

Los populares se quedan con Presidencia, Justicia, Hacienda, Educación, Sanidad, Vivienda y Medio Ambiente; los de Rivera ocuparán la Portavocía, Deportes, Economía, Universidades, Familia, Transporte y Cultura

Actualizado:

En el amplio acuerdo que han pactado Partido Popular y Ciudadanos en la Comunidad de Madrid se incluye un detallado reparto de cargos. Que suponen un Gobierno algo más amplio que el actual: concretamente, con 13 consejerías frente a las 9 actuales. Esto se debe a que algunas se desdoblan, como las de Hacienda y Economía, o las de Educación y Universidades; y otras son de nueva creación, entre ellas Deportes. La presidencia, según el pacto, será para Isabel Díaz Ayuso, y la vicepresidencia para Ignacio Aguado, de Ciudadanos, que ocupará en caso de vacante el puesto de la popular, y será también el portavoz.

Los populares ocuparán la consejería de Presidencia, Interior, Emergencias y Desarrollo Local; la de Hacienda y Función Pública; la de Sanidad; la de Educación y Juventud; la de Justicia; la de Ordenación del Territorio y Vivienda; y la de Medio Ambiente, Agricultura y Sostenibilidad.

Por su parte, Ciudadanos dirigirá los departamentos de Deporte y Transparencia y portavocía del Gobierno; Economía, Ciencia y Competitividad y Empleo; Universidades e Innovación; Asuntos Sociales y Familia; la de Transportes e Infraestrcturas; y la de Cultura y Turismo.

Jarro de agua fría

En un primer análisis, el reparto de las tareas de gobierno supone que varios de los consejeros populares que ahora están ocupando responsabilidades ven cómo éstas pasan a manos de Ciudadanos. Ocurre con varias áreas especialmente «lucidas», como la de Cultura y Turismo –de la que hasta ahora se ha ocupado Jaime de los Santos–; Asuntos Sociales –donde Ciudadanos tiene planes para hacer una «revolución», tal y como han indicado varias veces durante la campaña electoral–; o Transportes e Infraestructuras –un área que ahora ocupa Rosalía Gonzalo–.

Es paradójico también que la consejería de Deportes, que propuso Díaz Ayuso en su programa electoral como una novedad, haya recaído finalmente en manos de Ciudadanos, que será quien la lleve adelante.

La distribución de responsabilidades cayó como un jarro de agua fría entre algunos de los aún consejeros en funciones, que ven alejarse las posibilidades de repetir en un futuro Gobierno de Díaz Ayuso. Uno de los nombres que no está claro que vaya a volver a ser consejeros es el de Pedro Rollán, el hombre que se quedó a cargo de la presidencia tras marcharse Ángel Garrido y que la ha mantenido durante todo este tiempo con plena eficacia.

Los populares se quedan con Presidencia –que algunas fuentes apuntan que podría recaer sobre David Pérez, número dos de Díaz Ayuso–; Hacienda; la gran consejería de Sanidad –que supone el 40 por ciento del presupuesto regional, y donde podría repetir Enrique Ruiz Escudero–; Educación, mantiene la consejería de Justicia, y unifica Vivienda y Ordenación del Territorio, desgajando esta última de Medio Ambiente.

La presidenta Díaz Ayuso tenía intención de llevar adelante una importante regeneración también en el Gobierno, igual que hizo en la lista a la Asamblea, donde un 80 por ciento de nombres no repetían.

En todo caso, el reparto de puestos del futuro Gobierno que ha pactado con Ciudadanos ha recibido ya su primera crítica de manos de Vox: su líder, Rocío Monasterio, no entendía cómo «se crean otros cuatro consejerías cuando hay una deuda pública de 33.000 millones de euros».