La cubierta retráctil que tendrá el futuro estadio Santiago Bernabéu - ABC

El Real Madrid pide la licencia a Urbanismo para comenzar la reforma del Bernabéu

El club destinará fondos propios para financiar la remodelación, tras la retirada del patrocinador; el proyecto, en principio, descarta incluir el hotel

MADRIDActualizado:

La remodelación del Santiago Bernabéusigue en marcha sin su principal patrocinador: el Real Madrid acaba de solicitar al área de Desarrollo Urbano Sostenible la licencia para realizar el grueso de las obras en el estadio. Según confirmaron a ABC fuentes de la concejalía de José Manuel Calvo, la Agencia de Actividades ya ha recibido la petición y ya han comenzado a analizar el expediente.

El club espera iniciar las obras en cuanto termine la temporada -el próximo 4 de junio, tras la final de la Champions League-, una vez aprobados todos los trámites. Desde el Ayuntamiento aseguran que la burocracia no será un obstáculo para iniciar los trabajos, ya que «hasta mayo hay tiempo suficiente para gestionar los permisos». De hecho, la licencia para arreglar el graderío y demoler el centro comercial La Esquina del Bernabéu ya fue aprobado cuando el Consistorio dio el visto bueno al Plan Especial.

La retirada de los 400 millones que Ipic (International Petroleum Investment Company), la empresa a la que pertenece Cepsa, iba a inyectar al Real Madrid para financiar la obra, tampoco parecen suponer un escollo insalvable para el club. La multinacional de Abu Dabi se había comprometido a aportar ese monto durante 10 años a cambio de otorgar su nombre al nuevo estadio. Ya sin Cepsa en la ecuación, Florentino Pérez comenzó a negociar hace meses con diversas multinacionales que estuviesen interesadas en patrocinar el futuro Bernabéu. No obstante, el club está dispuesto a financiar la remodelación con fondos propios.

El Real Madrid diseñó el nuevo estadio con un hotel de lujo y un gran centro comercial, pero los cambios que tuvo que implantar tras la suspensión decretada por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) limitan el espacio libre y, por ello, fuerzan al club a elegir entre ambos proyectos. Así, en principio, el Real Madrid renunciará al hotel y apostará por mejorar las oficinas y desplegar un gran museo del Real Madrid en la fachada que da al Paseo de la Castellana. No habrá centro comercial como tal, pero sí que se incluirá la tienda oficial del club y una zona exclusiva de restauración.

Precisamente, que el Real Madrid abandonase la idea de levantar el hotel en el estadio fue el motivo que esgrimió Ipic para no continuar con el acuerdo de patrocinio. Aunque lo cierto es que la ruptura se debe más a los problemas económicos por los que atraviesan los países del Golfo Pérsico por el desplome del precio del petróleo que a una disconformidad técnica sobre el proyecto.

Alegaciones

La mejora de los más de 36.000 metros cuadrados que rodean el estadio es otra de las grandes claves del proyecto. Estas actuaciones suponen la construcción de un gran espacio peatonal en la fachada del Paseo de la Castellana, donde también se levantará un vuelo de 2.000 metros cuadrados que servirá como entrada principal; la ampliación de las aceras en la calle de Concha Espina; y la renovación de la calle de Rafael Salgado.

Como el área de Desarrollo Urbano Sostenible estimó parcialmente cuatro de los siete recursos contra el Plan Especial aprobado en febrero, el club está obligado a iniciar las actuaciones tanto en el recinto como en el entorno de forma simultánea. También se dispuso que la licencia de obras exteriores, que tiene que ver con la cubierta metálica del estadio, debe reflejar las actuaciones publicitarias, la iluminación del complejo y cualquier otro aspecto que tuviera alguna incidencia medioambiental.

La mejora las calles aledañas al estadio será, además, el eje para impulsar la creación de un parque lineal que se desarrollará desde la avenida del General Perón hasta la conexión de la calle de Ramón y Cajal con la M-30, a lo largo de la calle de Concha Espina. El Ayuntamiento tomará esta reforma como punto de partida para modernizar el resto de la Castellana.

Entre los recursos presentados, que provienen de asociaciones de vecinos, colectivos ecologistas y del Partido Socialista, figuraba uno que hacía referencia a la altura que ganará el estadio tras su reforma. La alegación apuntaba a un presunto aumento de la edificación, al crecer el techo unos diez o doce metros con respecto al diseño inicial, pero fue rechazada por Urbanismo porque la instalación de las vigas sobre el nivel máximo actual es indispensable para colocar la cubierta retráctil. Y admitir esa reclamación podría suponer volver al punto de partida del Plan Especial iniciado hace ahora seis años.

Superado el trámite de alegaciones, el proyecto mantendrá los usos del terreno que ocupa el centro comercial La Esquina, donde se ubicará una plaza ajardinada de 6.000 metros cuadrados. El club confía, ahora que la licencia principal de la reforma del estadio ha comenzado a tramitarse, en que el futuro Bernabéu esté terminado en tres años, si no hay más imprevistos.