Dos de los perros inmovilizados en el centro canino de Paracuellos del Jarama - GUARDIA CIVIL
MALTRATO ANIMAL

Más de 190 perros maltratados en un centro canino sin licencia de Paracuellos del Jarama

El centro de crianza y venta de estos animales era clandestino y carecía de las autorizaciones y permisos necesarios

MADRIDActualizado:

En el marco de la «Operación Altanería», La Guardia Civil en colaboración con el Área de Protección Animal de la Comunidad de Madrid inmovilizó ayer 191 perros de un centro canino de Paracuellos del Jarama dedicado a la cría y venta.

La investigación comenzó cuando se recibió una denuncia por irregularidades en las instalaciones de un centro canino de Paracuellos y condiciones deficientes en las que se encontraban sus animales. Cuando se llevó a cabo la inspección, se comprobó que carecía de licencia de núcleo zoológico y que se estaban cometiendo infracciones graves y muy graves en cuanto a la protección y el bienestar de los canes.

Los agentes del SEPRONA junto con veterinarios oficiales de la Comunidad de Madrid constataron que el centro carecía de las autorizaciones y permisos necesarios para su correcto funcionamiento y que las condiciones de alojamiento y mantenimiento de los perros eran totalmente deficientes.

Según los primeros informes veterinarios, 29 animales padecían enfermedades tales como dermatitis húmeda, enfermedades periodontales graves, otitis y presencia de parásitos internos y externos que provocaban en los perros dolor, sufrimiento y estrés graves. En algún caso, la vida del animal estaba en riesgo, como el de una perra de raza yorkshire, que se encontraba en avanzado estado de gestación de un feto momificado y que tuvo que ser asistida urgentemente.

Después de realizar el seguimiento correspondiente fue cuando se intervinieron los 191 perros de distintas razas, tales como labrador, bichón maltés, chihuahua, pomerania y yorkshire. En ese momento aún se seguía ejerciendo la cría y venta clandestina de los animales en el centro.

En la operación desarrollada por agentes del Servicio de Protección a la Naturaleza (SEPRONA), el responsable del centro fue investigado por el supuesto maltrato animal, remitiendo las actuaciones al Juzgado de Instrucción correspondiente.