Jorge Alonso, en la sede de Plena Inclusión Madrid
Jorge Alonso, en la sede de Plena Inclusión Madrid - Guillermo Navarro
El Madrid que quiere...

Jorge Alonso, estudiante con discapacidad intelectual: «No queremos más subvenciones, sino apoyos para ser independientes»

Con ideas claras, demanda a los políticos que escuchen sus reivindicaciones y adapten sus programas, con una lectura fácil, a ellos

MADRIDActualizado:

Estudia un módulo de Empleo en una «universidad adaptada» porque tiene Síndrome de Down. Cuando termine, Jorge Alonso (Madrid, 1998) quiere dedicarse al comercio aunque, de haber podido estudiar en cualquier centro, habría elegido artes escénicas. En Plena Inclusión ha sido elegido como representante de las personas con discapacidad intelectual en los espacios de toma de decisiones. Este año es la primera vez que puede votar y lo hará con ideas claras. Pide a los políticos que escuchen las reivindicaciones de las personas con discapacidad y que adapten sus programas a ellos.

—¿Qué Madrid desea?

—Una ciudad más diversa, activa, en la que haya inclusión social y laboral. También más limpia y que no haya contaminación.

—¿Siente que los políticos les han escuchado?

—No mucho. Queremos reunirnos con los cuatro partidos. Tenemos la sensación de que no nos prestan atención.

—¿Qué medidas le gustaría que tomasen el Ayuntamiento y la Comunidad?

—Que adapten sus programas a la lectura fácil. No queremos más subvenciones, queremos más apoyos para ser más independientes.

—¿Cuáles le gustaría que fuesen esos apoyos?

—Me gustaría que hubiese más personal para mediar entre nosotros y las empresas. También que el transporte llegue mejor a la zona norte y que se reduzcan las tarifas. Tener un acceso más sencillo a la vivienda, aunque sean tuteladas. Que los profesores estén formados para adaptar las clases y los contenidos. Ojalá hubiese colegios en los que personas con y sin discapacidad estudiasen juntas. Más actividades de ocio en equipos mixtos: me encantaría que el Real Madrid tuviese jugadores con discapacidad para que diesen visibilidad.

—Estudia un módulo de Empleo, pero imagínese que todo estuviese adaptado, ¿que le habría gustado?

—Habría tantas cosas que no lo sé... Deporte o artes escénicas, como el teatro o la música. Ahora me quiero dedicar al comercio porque no es monótono, hay bolsa de empleo para las personas con Síndrome de Down y me gusta relacionarme con la gente.

—En Plena Inclusión le han escogido como representante de las personas con dispacadidaden los espacios de toma de decisiones.

—Es el no va más. Me gustaría que la sociedad supiese que hay más gente que lucha por unos derechos, que haya una inclusión más amplia. Que la gente sin discapacidad se relacione con nosotros, que establezca una conversación con nosotros, que se fijen en las igualdades más que en las diferencias.

—Eso le molesta.

—Me molesta que todavía haya gente que piensa que somos diferentes y siempre vamos a tener que serlo. Ojalá se deje de pensar eso. Por otra parte, hay quien piensa que tener una persona con dispacacidad al lado es un regalo. Eso es lo que yo prefiero pensar. Es lo más bonito.

—Esta es la primera vez que vota.

—Me parece una medida estupenda, sobre todo para los mayores. Parecía que estábamos viviendo en una España antigua, sin voz.

—Haga una reivindicación para el nuevo equipo de Gobierno.

—Somos uno más. Que nos incluyan. Que se tomen un tiempo en escuchar y hacer lo que pedimos, que no es para tanto. Parece que solo están centrados en los números e impuestos. Que le den forma a nuestras peticiones.

—¿Tiene pensado a quién votar?

—Sí, a Ciudadanos, porque es el partido que tiene un programa más extenso sobre los discapacitados.