La Gran Vía, durante el cierre del año pasado
La Gran Vía, durante el cierre del año pasado - ÁNGEL DE ANTONIO

Los hosteleros piden revocar el cierre en el centro y la Gran Vía: «Estamos desamparados»

El sector, que pide que se amplíe el horario de carga y descarga, asegura que los cortes en Navidad supondrán un descenso del 20 por ciento en sus ingresos

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La historia se repite. Los hosteleros del centro de la capital piden al Ayuntamiento, que dirige Manuela Carmena, que revoque los cortes de tráfico en la Gran Vía y las calles de Atocha y Mayor por la repetición de los errores de la Navidad del año pasado. La plataforma por el Ocio, la Hostelería y el Turismo de Madrid sostiene que el cierre supondrá de nuevo un descenso del 20 por ciento en sus ingresos anuales. La solución que proponen es que se habilite un horario ampliado de 16 a 18 horas para carga y descarga; que se deje circular a los coches con reserva en restaurantes de la zona y haya una campaña de información, habida cuenta del desconocimiento generalizado entre los madrileños.

El horario fijado por el Consistorio para la carga y descarga hace distinciones en función de la zona. Para la Gran Vía, de corte más comercial, establece una horquilla de 23 a 11 horas. En las otras, relacionadas con la restauración, de 8 a 13 horas; ampliado hasta las 15 en el caso de vehículos de bajas emisiones. Las empresas de hostelería consideran que estas cinco horas son insuficientes y volverán a tener desabastecimiento. «Es una situación de desamparo y agonía porque te puedes quedar sin stock a las tres de la tarde», dice José Antonio Aparicio, presidente de la Asociación de Hosteleros de la Plaza Mayor.

Puesto que hace un año se dieron casos en los que los restaurantes se quedaron sin género e, incluso, averías a las que el técnico no pudo llegar, los empresarios solicitan al área de Medio Ambiente que permita otras dos horas por la tarde para estos casos extraordinarios. «No es un rechazo a la peatonalización del centro, es flexibilizar la normativa para los días de Navidad», añade. El decreto, como ha informado ABC, se desarrollará entre el 1 de diciembre y el 7 de enero.

Igualarse a los hoteles

Aunque la exigencia de los hosteleros es la «paralización inmediata» del decreto, su reclamación se refiere fundamentalmente a las calles de Atocha y Mayor. Así, de la misma forma que los huéspedes de los hoteles sí pueden circular, se pide que quienes tengan una reserva en un restaurante hagan lo mismo. «Tenemos un problema: quienes van a celebrar una cena o una comida de Navidad prefieren irse a otras zonas porque o no pueden entrar en el centro o no saben cómo hacerlo», asegura Aparicio.

Las alternativas son otro de los asuntos a corregir, según la plataforma por el ocio. Los hosteleros, que denuncian que el Ayuntamiento no ha atendido sus alegaciones y las mesas de trabajo fueron «meramente informativas», reclaman una campaña de comunicación para que se sepa cómo se reforzará el transporte público y si se podrá acceder a los aparcamientos, ya que hasta que no se llega a la puerta no se sabe si está completo. Además, recuerdan que en la pasada Navidad la circulación se basó en la «discrecionalidad» de los agentes en los diferentes puntos de control.