La Guardia Civil y la Policía Municipal, en El Gallinero - ABC
SUCESOS

«El Gallinero», epicentro del robo de cobre

Las mafias de este tipo se han hecho con casi 30.000 toneladas en los últimos años y venden el material a chatarrerías e incluso a China

MADRIDActualizado:

La última operación desarrollada ha constatado que el poblado marginal del «Gallinero», a dos pasos de la Cañada Real, es el epicentro del robo de cable de cobre en España. No solo porque en este enclave residan los integrantes de la mafia que se dedican a este negocio ilícito; sino porque allí se almacena, pela y luego se distribuye el material.

Los investigadores lo tienen claro. En apenas una década, el robo de cobre ha pasado de ser un delito de poca importancia a convertirse en un verdadero quebradero de cabeza. No solo por su impacto económico en las empresas afectadas (desde servicios públicos como el ferroviario y el AVE o la M-40, a compañías telefónicas, polígonos industriales, molinos eólicos...), sino por la peligrosidad que entraña dejar los trenes sin energía o las carreteras sin visibilidad. También, como es lógico, porque estos ladrones se juegan el pellejo y son ya muchos los que han muerto electrocutados en el intento.

Las cifras son apabullantes: casi 30.000 toneladas robadas en cuatro años, que suponen el 1% de todo el cobre reciclado que se maneja en España. El precio por kilo depende del mercado londinense de metales, aunque anda por los 6 euros.

Pero, ¿adónde va el material? Una vez pelado y quemado el plástico que lo recubre en «El Gallinero» (es un paso fundamental, pues es como borrarle el ADN de procedencia), tiene dos destinos principales. Cuando son partidas medianas, a chatarrerías, muchas ilegales (y algunas en la propia Cañada Real), que funcionan como receptadoras y cuyos responsables son, en muchas ocasiones, conocedores de los tejemanejes que se traen.

Pero si el alijo es importante, de bastantes toneladas, se traslada a China, que es el principal consumidor de cobre del mundo, con cerca del 50% del total. Es en estos casos cuando realmente se hace negocio. Como si de partidas de droga se tratase.

Operación Naidar

El último dispositivo de la Guardia Civil se ha centrado en el poblado, donde se detuvo a 44 personas en la primera fase de la operación, en enero, y se ha arrestado al resto recientemente. Aunque ha estado capitaneada por la Comandancia de Albacete, era en Madrid donde se planeaba todo; hasta 19 provincias españolas se han visto afectadas por esta mafia.

Porque operaban como un grupo criminal, dividido en funciones, estructurado jerárquicamente y con acciones simultáneas por llevadas a cabo por distintas células. Robaban en grupos de 6 a 8 personas.

Finalmente, se ha procedido a la detención de 57 individuos (la mayoría, con antecedentes similares), de entre 16 y 55 años (cuatró españoles y el resto rumanos), y se han recuperado 15 toneladas de cobre. Se han practicado 45 registros domiciliarios, donde se han intervenido diversos dispositivos electrónicos, dos escopetas robadas del calibre 12, numerosos teléfonos móviles y abundante documentación relacionada con la investigación.

Se les atribuye la supuesta autoría de 205 hechos delictivos, entre ellos: robos con fuerza, desordenes públicos, tenencia ilícita de armas, robo y uso de vehículo a motor, atentado a gente de la autoridad, receptación y pertenencia a organización criminal.

Los delitos se cometieron en las provincias de Albacete, Cuenca, Guadalajara, Toledo, Ciudad Real, Madrid, Murcia, Alicante, Cáceres, Badajoz, Ávila, Burgos, Soria, Salamanca, Segovia, Zamora, Granada, Jaén y Córdoba.

En los últimos cinco meses, esta organización había efectuado ventas en los centros gestores de metales investigados de más de 93.000 kilogramos de cobre, por un importe de 350.834 euros.