Personas que se alojaban en el Hogar social, ayer, tras la entrada por orden del juez
Personas que se alojaban en el Hogar social, ayer, tras la entrada por orden del juez - ABC

Así fue el desalojo de Hogar Social de Juan Bravo

La Policía Nacional expulsó al grupo de neonazis del edificio del barrio de Salamanca donde estaban atrincherados desde hace dos semanas

MADRIDActualizado:

La Policía Nacional desalojó ayer, a primerísima hora de la mañana, a los neonazis del Hogar Social Madrid, que desde hacía unas dos semanas se encontraban atrincherados en el antiguo Edificio Aguilar, ubicado en el número 38 de la calle de Juan Bravo, en pleno corazón del acomodado Barrio de Salamanca.

Fueron los agentes de la Unidad de Intervención Policial (UIP) o «antidisturbios» los comisionados por el juzgado número 33 de Madrid, que había tramitado la denuncia de la propiedad. Se personaron allí en torno a las 6.45 horas, para pillar desprevenidos a estos ultras de derechas.

Fuentes policiales indicaron que el operativo se desarrolló con normalidad y sin incidentes. Hay que recordar que, en el anterior edificio que habían tomado (la sede del antiguo Banco Madrid, en plena plaza de Colón), los okupas se negaron al desalojo en dos ocasiones. Hasta que a la tercera fue la vencida. Se caracterizan por un mensaje de odio en torno a la xenofobia y el Islam. Su líder, Melisa Ruiz Domínguez, de hecho, está a la espera de juicio por un ataque a la Mezquita de la M-30 la misma noche de los atentados de Bruselas.

Estos radicales, con nexos con los fascitas italianos y los neonazis de Grecia, usurparon su último edificio (y van cerca de una decena) el 18 de julio. Probablemente, la fecha no fue arbitraria. Como tampoco lo son los inmuebles que eligen, siempre con algún tipo de «simbología». Antes de cada toma, buscan en el registro de la propiedad los que están vacíos.