Estado de abandono y desatención de uno de los gatos

Denuncian el sufrimiento y la dramática situación de los animales en la perrera municipal de Getafe

La Fapam asegura que en las jaulas hay mascotas agonizando e incluso muertas y que el veterinario acude dos días por semana

MADRIDActualizado:

La Federación de Asociaciones Protectoras y de Defensa Animal de la Comunidad de Madrid (Fapam) denuncia la dramática situación en la que se encuentra la perrera municipal de Getafe (Madrid), en donde los animales padecen un gran sufrimiento y están desatendidos y en condiciones de abandono. «En las celdas hay gatos moribundos e incluso muertos y el veterinario solo acude a las instalaciones un par de veces por semana», así lo asegura la portavoz de esta entidad, Matilde Cubillo. Por ello, afirma que dicha situación vulnera la Ley 1/90 de Protección Animal de la Comunidad de Madrid.

En una visita que realizó está asociación en julio pasado con el concejal socialista de Salud y Consumo, Ángel Muñoz, responsables de la empresa que gestiona las instalaciones, Lyma de servicios de limpieza del consistorio, la protectora de animales les ofreció su ayuda desinteresada ante el panorama que observó. La rechazaron, por lo que Fapam les hizo una serie de recomendaicones que no han dado ningún resultado, indican en un comunicado.

«Medicamentos caducados, sin fichas, personal sin formación...»

Lo que vieron entonces les dejó sin aliento. «El caso más grave fue el de un cachorro de apenas un mes de vida con un agujero en la cabeza del que supuraba un líquido oscuro. Se solicitó a un operario que llamara al veterinario para saber que tratamiento tenía el animal, pero este dijo que de todos modos se iba a morir. Los voluntarios se lo llevaron a una clínica privada y falleció por la infección tan avanzada que tenía».

Pero eso no es todo. En ese recorrido observaron «que los medicamentos estaban caducados, que el personal no contaba con la mínima formación, que el libro de registros no estaban al día, no existían fichas sanitarias y abundaban los animales con claros síntomas de estar enfermos».

«A los voluntarios les hacen la vida imposible»

«La situación de los animales, principalmente gatos, ya que no hay voluntarios para perros, es desesperada y lo más terrible de todo es el desinterés por parte del ayuntamiento, de Lyma y del personal del centro que no ha aplicado nuestras recomendaciones», agregan.

El consistorio también tiene contratada a una asociación, Hydra, para el cuidado de los animales, pero no se llega a entender cuáles son sus funciones, al igual que las del personal de Lyma, ya que «permiten que los animales enfermos lleguen al extremo de agonizar en sus jaulas».

Afortunadamente, gracias al trabajo de los voluntarios, muchas mascotas han salvado la vida. Pero, en lugar de valorar su labor, los trabajadores de Lyma les acusan de llevarse material y de mentir, lo que hace muy difícil su trabajo. «Aguantan por los pobres animales».

Cubillo desmiente que Fapam no está colaborando en la externalización de la gestión de la perrera, como sostiene en la página web el consistorio. Tras ello, afirma que el pasado 17 de febrero, la Fapam, y los voluntarios se reunieron, como último recurso, con la alcaldesa, Sara Hernández, para solicitar mejoras.

«Después de esperar a que todo cambiara, al constantar que no hay voluntad política, a pesar de todas las pruebas presentadas, denunciamos esta terrible situación que vulnera la Ley 1/90 de Protección Animal de la Comunidad de Madrid», concluye Cubillo.