Fachada del Hospital Gregorio Marañón de Madrid
Fachada del Hospital Gregorio Marañón de Madrid - EFE
Sanidad

Denuncian ante la Fiscalía los cinco contagios de hepatitis C durante un TAC en el Gregorio Marañón

Los pacientes contrajeron la enfermedad tras haberse realizado la prueba con contraste en la misma sala y en la misma fecha

Actualizado:

Cinco pacientes contrajeron la hepatitis C en el Hospital Gregorio Marañón durante un TAC con contraste. El centro detalla que los afectados se realizaron la prueba el pasado 11 de mayo, pero no fue hasta tres meses después, tras el periodo de incubación, cuando la enfermedad dio la cara en dos de ellos; iniciada una investigación epidemiológica, se detectaron otros tres casos más. La Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid asegura que todos están en tratamiento y que aún no se sabe cuál fue el origen del contagio. El Defensor del Paciente, por su parte, llevará los hechos ante la Fiscalía para determinar si hay más infectados, si bien desde Sanidad lo descartan.

Fuentes de la consejería explicaron a ABC que el Servicio de Medicina Preventiva del Gregorio Marañón diagnosticó los primeros casos tras acudir dos de los pacientes al hospital con los síntomas de la enfermedad. Al cotejar el historial de ambos, se comprobó que se les había realizado el TAC el mismo día y en la misma sala meses atrás. Fue entonces, ya en agosto, cuando se notificaron los hechos al sistema de vigilancia epidemiológica y se abrió una investigación «exhaustiva» en torno a todos los contagiados potenciales para hallar un nexo común. Así, las averiguaciones concluyeron que había otros tres enfermos más.

Lo que aún queda por aclarar es cómo contrajeron la enfermedad. Con la certeza de que la hepatitis C solo puede transmitirse por sangre o por relaciones sexuales (solo si hay sangre), existen varias hipótesis abiertas. Una es que fuera por una aguja infectada. Las otras dos opciones que se barajan es que uno de los implicados ya sufriera esta patología sin saberlo y transmitiera la enfermedad al resto o que se deba a un error humano. En cualquier caso, en la consejería insisten en que «no hay nada definitivo».

Sanidad, que fue quien dio ayer cuenta de esta problemática a través de un comunicado, sostiene que todos los infectados fueron informados y «están en tratamiento, estables y evolucionan favorablemente». Además, insistieron en que se les aplican los últimos antivirales para combatir esta enfermedad, con una eficacia de eliminación del virus del 98 por ciento. El Servicio Madrileño de Salud, en segundo término, les ha trasladado sus derechos para presentar una reclamación si lo estiman oportuno.

Respecto a la posibilidad de que se deba a una supuesta negligencia, destacaron que el Gregorio Marañón «tiene implantados todos los protocolos de seguridad necesarios y exigidos para la realización de este tipo de pruebas diagnósticas». Reiteran, «el centro mantiene una investigación para tratar de conocer las causas concretas en las que se produjo la transmisión». En el hospital, no obstante, aseguran con toda rotundidad que no hay ningún otro caso por detectarse.

Este hecho, precisamente, es lo que centrará la denuncia del Defensor del Paciente ante el fiscal: cuál fue el origen y determinar si es cierto que solo existen cinco contagiados. El objetivo de esta plataforma no remite únicamente a dirimir cómo se produjeron los hechos, sino asegurar que no hay más casos. «No sabemos si alguno de ellos contagió a otras personas; mañana mismo [hoy] lo llevaremos a la Fiscalía», detallaron a este periódico.

Antecedente similar

Estos cinco contagiados por hepatitis C recuerdan a un episodio similar en el Gregorio Marañón, ocurrido en 2009. El bebé de la primera fallecida por gripe A, el pequeño Ryan, murió por la negligencia de una enfermera tras recibir alimento intravenoso por la vía equivocada y sufrir una embolia. La sentencia, que la condenó a seis meses de cárcel, consideró probado que tuvo un «inexcusable descuido».