Familiares de las víctimas espera, ayer, la llegada de Juanín al juzgado - Guillermo Navarro

Crimen de AranjuezLos familiares de las víctimas amenazan al asesino: «Nos vamos a hacer porros con sus muertos»

La tensión entre los dos clanes aumenta con el paso de los días, mientras aseguran que la situación no se quedará así

MADRIDActualizado:

Todos temen las represalias en Aranjuez tras el tiroteo que llevó a cabo Juanín y que terminó con la vida de sus cuñadas Liset y Montserrat. La familia reclamó la ley del Talión al conocerse que la más joven de las hermanas también había fallecido. La advertencia no ha sido suficiente y las amenazas no se han hecho esperar. Han jurado vengar su muerte.

Los familiares de las víctimas se arremolinaron junto al coche fúnebre que trasladó el cadáver de Liset, de 35 años, que falleció en el acto tras recibir balazos en el pecho y cuello. Llantos en algunos rostro, crispación e ira en otros. «La tenemos aquí, aquí la tenemos», gritó uno de los allegados dando golpes contra el vehículo y señalando el féretro, antes del entierro. «Los muertos suyos los vamos a sacar del cementerio. Nos vamos a hacer porros con ellos», continúo desesperado, tal y como se puede ver en un vídeo captado por Telemadrid.

La situación se tensó más si cabe al confirmarse el fallecimiento de Montse, de 23 años. La joven no pudo reponerse a las heridas de bala en el abdomen que le causó el exmarido de su hermana. Sin justificación, solo por celos. Ella lo había abandonado y se había ido con otro. Para él, la venganza fue motivo suficiente para empuñar desde la ventana de su vivienda la escopeta y apretar el gatillo contra sus cuñadas y su suegra. Culpaba a su exfamilia política de lo ocurrido.

Los nitos, la familia de Juanín, ha tenido que abandonar Aranjuez. Ojo por ojo, esa es su premisa. Saben que si se quedan en la localidad la tensión aumentaría y el doble crimen podría desencadenar nuevos episodios de violencia. Los pelofino, por su parte, familiares de las víctimas, ya han advertido. «Vamos a sacar a sus muertos de la tumba, a hacerlos picadillo y darlos de comer los perros», aseguraron ayer mientras el agresor declaraba ante la juez. Las advertencias también fueron dirigidas hacia la persona de Juanín: «Es mejor que te ahorques en la cárcel. Te vas a quedar sin familia».

Juanín, antes en busca y captura por delitos de drogas, ya está en la cárcel. La juez ordenó ayer su ingreso en prisión provisional, comunicada y sin fianza por dos delitos de asesinato consumado, una tentativa y tenencia ilícita de armas. La llegada a dependencias policiales tampoco fue tranquila. Decenas de familiares lo increparon. El viudo de Liset fue detenido por conducción temeraria. Iba a tal velocidad por los laterales de las vallas que rodean los juzgados para llegar antes que el asesino y poder verlo que casi atropelló a un agente. A sabiendas de lo que podía suceder, la Policía Nacional y antidisturbios se desplegaron en un amplio dispositivo en preventivo.

«Había amenazado muchas veces. El padre lo sabía. Tenía un arsenal y el hermano le compró la escopeta», aseguró una de las familiares de Montse y Liset. Por sus palabras parece que sabían o esperaban que el ataque perpetrado con Juanín, sin razón y motivo alguno, llegase algún día: «Esto no se va a quedar así. Ha sido muy gordo».