La Comunidad de Madrid declarará el Teatro Albéniz Bien de Interés Patrimonial

«Sin esta declaración el inmueble en su conjunto quedaría desprotegido y podría ser demolido», subraya Cifuentes

MadridActualizado:

La presidenta regional Cristina Cifuentes ha anunciado hoy que la Comunidad de Madrid va a declarar Bien de Interés Patrimonial (BIP) al Teatro Albéniz, tanto por su valor arquitectónico y artístico como por haber sido sede de una importante actividad cultural en el pasado. «Sin esta declaración el inmueble en su conjunto quedaría desprotegido y podría ser demolido», ya que estaría a merced de la voluntad de los propietarios, ha subrayado Cifuentes en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno.

Situado en la calle de la Paz número 11, ha sido un referente en Madrid y desde su cierre «muchas voces han reivindicado que se mantuviera viva la memoria del teatro, por lo que significa en el mundo cultural madrileño», incluso se había creado una plataforma específica con este fin, ha dicho.

Tras la declaración de BIP, el teatro podrá tener todos los usos que sean compatibles con la naturaleza del espacio y su configuración, es decir, teatro, espectáculos, conciertos, cafés, convenciones. «Cualquier actividad que requiera de un escenario y un público y de unas especiales condiciones ambientales y de funcionamiento», ha precisado la presidenta, ya que la declaración supone que la sala, el escenario, los accesos a los tres niveles del teatro y las escaleras se mantendrán.

Sin esta protección, ha añadido, el Ayuntamiento estaría obligado a conceder la licencia de demolición total o parcial, si así la solicitaran sus dueños. Se ha optado por una protección de nivel medio, para bienes que, sin tener una especial relevancia arquitectónica sí tienen interés histórico o cultural.

Con ello, toda intervención requiere autorización previa de la Administración, salvo actuaciones de mantenimiento que no afecten al exterior o que modifique el edificio. Ahora el teatro está «totalmente desprotegido por una resolución judicial que a instancias del propietario eliminaba la protección», y podría ser «absolutamente destruido por la propiedad», según Cifuentes que considera «importante» la decisión.

El teatro, ubicado en una parcela de 1.377 metros en el distrito Centro, ha tenido distintos usos a lo largo del tiempo dedicándose a la comedia, pero también al teatro musical, especialmente a la zarzuela y la revista, durante las primeras décadas del siglo XX, para continuar con el cine en los años 30.

Tras el paréntesis de la Guerra Civil, el empresario Máximo Moro concibió en 1942 un proyecto flexible de sala de teatro, cine, variedades, teatro musical y sala de fiestas en un complejo que incluía también oficinas, viviendas y un hotel, y que se inauguró en 1945. A partir de 1954, con el auge del cine en color, se convirtió en una de las salas mejor equipadas, y se alternó el cine y el teatro, junto con el de una sala de fiestas en el sótano, hasta 1984.

Un año después la familia Moro decidió recuperar el edificio como teatro y en 1986 la Comunidad de Madrid arrendó el edificio como sede principal de la programación teatral y operística del Festival de Otoño de Madrid. En diciembre de 2008 la Comunidad canceló el contrato de alquiler con motivo de la inauguración de los Teatros del Canal y desde entonces el Albéniz no tiene uso.

Tras el inicio del procedimiento para declararlo BIP, con sus correspondientes consultas a los órganos competentes y plazos de alegaciones, la declaración entra en vigor a los seis meses de su publicación en el BOCM