Detención del sospechoso - ABC

La caza del violador en serie de Tres Cantos

Su última víctima es una menor hija de un guardia civil, que detuvo al sujeto, de 31 años y con antecedentes

MADRIDActualizado:

La Guardia Civil ha detenido a un sujeto que, presuntamente, violó a dos menores, abusó de otras dos y lo intentó con una quinta. Fue precisamente este último caso el que acabó con el arresto del hombre, que ya fue cazado en 2008 por otro delito contra la libertad sexual. El encartado ha ingresado en prisión provisional y se cree que puede haber más chicas que hayan sido objeto, al menos, de otras tentativas de agresiones de esta índole, informó ayer la Guardia Civil.

Los hechos se desencadenaron a última hora de la tarde del sábado 16 de febrero. La muchacha regresaba a Tres Cantos en Cercanías y se dispuso a marchar hacia su casa. Entonces, notó cómo alguien la seguía. No solo eso, sino que le intentó agarrar por el brazo, con violencia. La víctima es hija de un guardia civil (en la localidad se encuentra la Comandancia de Madrid) y rápidamente llamó por teléfono a su padre: «Un hombre me está persiguiendo y ha intentado cogerme», le alertó. El progenitor, que estaba fuera de servicio, tomó su coche y acudió rápidamente a la zona donde se encontraba la adolescente. El tipo había aprovechado para huir.

Sin embargo, ella supo guiar al agente por el área oscura y apartada donde habían ocurrido los hechos, hasta que dieron el con el sujeto, de nacionalidad rumana y 31 años. Le retuvo mientras llamaba a sus compañeros, que se presentaron allí inmediatamente. Procedieron al cacheo e identificación del sospechoso, y comprobaron que tenía el mencionado antecedente por abuso sexual, hace once años. Fue trasladado a dependencias policiales.

Allí, los integrantes del Área de Investigación de Tres Cantos, que han tomado las riendas de las pesquisas, desempolvaron denuncias en la localidad por el mismo «modus operandi» y encontraron las cuatro referidas, de 2018. El encartado se negó, a instancias de su abogado, a declarar ante la Guardia Civil.

Las denunciantes anteriores participaron en una rueda de reconocimiento y no dudaron en señalar a este sujeto como el presunto autor de dos violaciones con acceso carnal, otros dos casos de abuso sexual y la última intentona.

Se trata de un joven que reside en Móstoles pero que trabaja en un comercio de la ciudad tricantina. Los ataques los cometía a última hora, cuando salía del trabajo, para tomar el tren. Se parapetaba en las inmediaciones, a cara descubierta, vigilaba que no le captaran las cámaras y buscaba a una víctima menor de edad. Luego, las metía en un portal para vejarlas.