Carreras ilegales a las puertas del Wanda Metropolitano

Carreras ilegales a 200 por hora: drogas, alcohol, apuestas y coches tuneados

«Nos citan por Instagram, nos jugamos 400 euros y corremos por el parking del Wanda o hacia Coslada por la M-40», explican los participantes

MADRIDActualizado:

Hasta 66 coches identificados y 92 personas filiadas en el entorno del estadio Wanda Metropolitano, en el distrito de San Blas-Canillejas. Ese es el saldo principal de los dispositivos especiales llevados a cabo por la Policía Municipal en apenas dos fines de semana. Los agentes de esa Unidad Integral y de la Unidad Especial de Tráfico trabajan en tratar de abortar esta práctica que, desde hace algo más de dos años, comenzó a detectarse de manera organizada en la capital. Se trata, aseguran incluso algunos participantes con los que ha hablado este periódico, de un cóctel de acelerones a toda pastilla, donde en ocasiones no faltan el alcohol y las drogas, y siempre con el telón de fondo de apuestas entre ellos.

El «modus operandi», explican fuentes policiales, es de lo más parecido a lo que puede verse en películas como «Grease»: «Incluso utilizan a chicas para dar la salida o corren con gente subida encima de los vehículos». Se trata, sobre todo, de jóvenes de entre 25 y 35 años, con presencia, como decimos, de ambos sexos. «Abren los coches y ponen la música a toda pastilla, para animar el cotarro».

«Suelen ser los viernes o los sábados de madrugada, a partir de las tres muchas veces, aunque no nos convocan hasta el día antes»

La primera noticia de estas «quedadas» se conoció en el Ensanche de Vallecas en 2016. Desde entonces, se han ido «sofisticando» hasta cierto punto. Ahora, lo que más se lleva es citarse de incógnito a través de cuentas privadas de Instagram. En una de ellas, a la que ha tenido acceso ABC, se convoca a los participantes y público a las once y media de la noche en el exterior del estadio del Atlético de Madrid, con el lema «Kdd Wanda. No somos delincuentes».

Fuentes del Cuerpo local afirman que suelen producirse una al mes, aunque en épocas en las que predomina el buen tiempo, pueden ser más numerosas. Uno de los conductores especifica: «Suelen ser los viernes o los sábados de madrugada, a partir de las tres muchas veces, aunque no nos convocan hasta el día antes o esa misma tarde. También lo hacen utilizando WhatsApp».

Aunque desde hace lustros se registraban algunos capítulos en zonas como el barrio de San Cristóbal de los Ángeles, en Villaverde, el verdadero repunte llegó no hace mucho, primero, en el polígono de La Atalayuela, cerca del PAU de Vallecas. Aprovechan zonas poco habitadas, con escaso tránsito normal de vehículos y avenidas amplias, de ahí que eligieran ese polígono y otras zonas de Vicálvaro y Moratalaz, además de Valdebebas (entre los distritos de Barajas y Hortaleza).

Sin embargo, desde hace unos meses, el grueso de estas prácticas ilegales se desarrollan en el entorno del Wanda. Bien es verdad, que a raíz de los dispositivos desarrollados, los conductores se trasladaron a Parque Oeste, en Alcorcón, a cuya Policía Local dieron aviso sus homólogos de la capital, indican nuestras fuentes.

Multas interpuestas

En las dos actuaciones realizadas en un mismo mes y de cuyos datos dispone este diario, además de las filiaciones de coches y personas implicadas, se interpusieron cinco denuncias por modificaciones en los vehículos. «Una de las prácticas más usuales, y eso también está penado, es tunearlos, cuando, por ejemplo, se altera el tubo de escape o el sistema de frenado», explica un experto.

Otras cinco multas fueron por falta de documentación; una por tráfico; otra por conducir bajo los efectos del alcohol, y dos por incumplimiento de la ordenanza del ruido. Si todo ello lo multiplicamos por los doce meses del año, los datos son más que preocupantes, sobre todo por la cantidad de gente que participa en el negocio.

Porque, además de la «diversión» que para algunos dan la adrenalina de correr y saberse al margen de la ley, también el dinero es algo importante, aunque no sean grandes las sumas que se apuestan. En las que se realizan en el Wanda hay dos modalidades, explica otro de estos competidores: «Las que se hacen en el parking son solo en una recta y participan dos coches, y cada conductor se juega 200 euros. El ganador, al final, se queda con lo que ha puesto él y su contrincante, 400 euros. Pero si el recorrido es desde el estadio, pasamos por Coslada y San Fernando de Henares (normalmente por la M-40, aunque cada uno elige el camino), que son unos 12 kilómetro, se retan cuatro coches, a 100 euros cada uno».

Con un sistema informático controlan que la potencia de los vehículos sea similar, para que no se hagan trampas.