El corte de la Gran Vía ha sido uno de los motivos de polémica en estas navidades
El corte de la Gran Vía ha sido uno de los motivos de polémica en estas navidades - EFE

Carmena complica la Navidad

El Gobierno local y la oposición se enzarzan por las tradiciones, la contaminación y el tráfico en el centro

MADRIDActualizado:

La Navidad no parece ser el fuerte de Manuela Carmena y su Gobierno local. Las restricciones al tráfico en el centro, el protocolo anticontaminación y la propia esencia de las tradiciones son los caballos de batalla a los que la alcaldesa tuvo que enfrentarse ayer en el Pleno de Cibeles. La guinda la puso la portavoz municipal, Rita Maestre, que incluso trajo a colación que «no había renos con Jesucristo» para rebatir lascríticas de Esperanza Aguirre sobre la «descristianización» de estas fechas.

La jefa de los populares en el Consistorio denunció que lo que se celebra es el «nacimiento de Jesucristo, su vida, obra, muerte y sobre todo su mensaje», un «hecho decisivo para la humanidad desde hace dos mil años para toda la cultura occidental, especialmente para Europa y qué decir de España».

La contestación de Maestre fue sorprendente, en un intento de afear la «concepción rígida» que tiene el PP sobre la evolución de la sociedad. «¿Desde hace dos mil años años existe Papa Noel? No. ¿Forman parte de la tradición palestina los abetos? No, porque no hay abetos. ¿Había renos con Jesucristo? No había renos. Tienen una concepción rígida de cómo se forman las tradiciones».

Ante semejante nivel argumental, el resto del Pleno dejó más perlas. Por ejemplo, cuando Maestre, sin aportar dato alguno, tachó de falsas las pérdidas denunciadas por comerciantes y hoteleros de Gran Vía y su entorno sobre las restricciones al tráfico. La concejal del PP Inmaculada Sanz denunció que el medidor de la calidad del aire más cercano a Gran Vía no está operativo desde hace más de 10 días, en concreto desde el 11 de diciembre, cuando desde el equipo de Gobierno «vendieron» que su cierre al tráfico había bajado la contaminación en la zona.

La Gran Vía y las calles de Atocha y Mayor vuelven a cerrarse al tráfico privado desde hoy al 8 de enero

Una restricción, por cierto, que regresa desde las cinco de la tarde de hoy para quedarse hasta las diez de la noche del 8 de enero, ininterrumpidamente. Ayer, la Concejalía de Medio Ambiente y Movilidad, dirigida por Inés Sabanés, hacía un nuevo balance triunfalista de la medida:la Gran Vía registra un 50% menos de tráfico y que más gente coge el Metro y las líneas de autobuses que pasan por la zona; algo absolutamente lógico, por otra parte, si se tiene en cuenta que está vetado el paso a vehículos privados.

Probable escenario 2

Para rizar el rizo de estas atípicas Navidades, el Consistorio puso en marcha ayer el escenario 1 del protocolo contra la contaminación. Y lo hizo avisando, vía Twitter, pasada la medianoche, cuando buena parte de los afectados ya estaban durmiendo. Tanto en la pasada jornada como en la de hoy, está limitada la velocidad a 70 kilómetros por hora en la M-30 y sus accesos por la M-40.

El Ayuntamiento mantiene la limitación al tráfico en la M-30 y sus accesos a 70 kilómetros por hora

Pero lo peor puede llegar mañana, fiesta de Nochebuena. A mediodía de hoy, el Ayuntamiento avisará de si se activa el escenario 2, uno de los más temidos;conlleva la limitación de la velocidad mencionada, pero con el añadido de que no se puede aparcar en la almendra central (todos los distritos que se encuentran dentro de la M-30), a excepción de los vecinos que cuenten con tarjeta de residente.

Las previsiones de la Agencia Estatal de Meteorología no son precisamente esperanzadoras:no se espera que llueve ni haya rachas de viento que mitiguen los índices de polución.