Alberto Sánchez, el caníbal de La Guindalera
Alberto Sánchez, el caníbal de La Guindalera

Activado el protocolo antisuicidio para el caníbal de La Guindalera

Alberto Sánchez, acusado de matar, descuartizar y comerse a su madre, se encuentra en la enfermería de Soto del Real a la espera de que le realicen informes psiquiátricos

MADRID Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Alberto Sánchez, el caníbal de La Guindalera, ha sido incluido en el Programa de Prevención de Suicidios de la cárcel de Soto del Real. El joven cumple prisión preventiva por matar y descuartizar a su madre, María Soledad Gómez, de 66 años, y después comérsela junto a su perro. La juez de Instrucción número 53 de Madrid acordó el sábado el ingreso en la cárcel por un delito de homicidio con agravante de parentesco. Esta calificación jurídica podría variar conforme avance la investigación.

La Policía aseguró que el crimen cometido por el joven de 26 años es el más atroz de la historia de España. Alberto asesinó a su madre, la seccionó en pequeños trozos que repartió en «tuppers» a lo largo de toda la casa, situada en el número 50 de la calle de Francisco Navacerrada.

El pasado jueves, los agentes detuvieron al joven en su casa después de que una amiga de la víctima denunciase que llevaba un mes sin verla. «Sí, mi madre está dentro. Ha fallecido», dijo Alberto a los agentes que llamaron a su puerta con total frialdad.

El caníbal de La Guindalera se encuentra ahora en la enfermería de la cárcel de Soto del Real, a la espera de que se le realicen informes psiquiátricos. Tras ser valorado por un equipo de expertos al ingresar en el centro penitenciario, prisiones decidió incluir al presunto asesino en un protocolo antisuicidio que se activa cuando lo determinan los informes psicológicos y psiquiátricos de un preso con un perfil concreto y que tiene riesgo de quitarse la vida.

Según las primeras pesquisas, Alberto mató a su madre en su piso, muy cerca de la plaza de toros de Las Ventas. Con ayuda de alguna máquina despedazó su cuerpo en trozos pequeños. «El perro y yo nos hemos ido comiendo a trocitos a mi madre», reconoció el joven a los agentes. Todavía no se sabe cuándo ni cómo cometió el asesinato.

Los agentes del Grupo V de Homicidios de la Brigada de la Policía Judicial se llevaron una bolsa de basura con restos de la víctima. Al parecer, en el cuarto destinado a los cubos había ido depositandopartes del cadáver. El presunto parricida tiene doce antecedentes, la mayoría por maltratar a su madre, precisaron fuentes policiales.

Alberto pasaba muchos días con los sintecho del parque de Eva Duarte de Perón en un garaje «bebiendo y consumiendo» drogas que lo hacían ponerse muy violento. Esa violencia la pagaba María Soledad. Conocidos de la familia aseguran que vieron en varias ocasiones a la mujer con moratones, pero nunca echaba la culpa a su hijo. Relataba que se había caído tras tropezar con el perro, Koke, que compartían. Asimismo, afirman que las peleas en el domicilio eran constantes.