Alberto Sánchez, con unos amigos
Alberto Sánchez, con unos amigos

Prisión sin fianza para el caníbal de La Guindalera

Alberto Sánchez, de 26 años, está acusado de descuartizar y comerse a su madre

S. L.
MadridActualizado:

La magistrada titular del Juzgado de Instrucción número 7 de Madrid ha acordado prisión provisional comunicada y sin fianza para Alberto Sánchez, denominado como el caníbal de La Guindalera, por descuartizar presuntamente a su madre y después guardarla en táperes y comerse sus restos. Está acusado de un delito de homicidio con el agravante de parentesco.

Este juzgado se ha inhibido en favor del Juzgado de Instrucción número 53, que será el que partir de ahora tramite la investigación, ya que era este órgano judicial el que se encontraba de guardia de diligencias cuando se hallaron los restos mortales de la mujer y el que, en aplicación de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, abrió las diligencias previas y procedió al levantamiento del cadáver.

La calificación de los hechos como homicidio con el agravante de parentesco es inicial y, según se vayan practicando las correspondientes diligencias de investigación, podría modificarse.

Denuncias previas

Alberto, de 26 años, ocultaba en táperes y en otros lugares de su casa los restos de su madre, Soledad, a quien presuntamente ha matado, aunque se desconoce cómo y cuándo. Como ha informado ABC, el suceso se descubrió el pasado jueves, cuando una amiga de la víctima presentó una denuncia a la comisaría del distrito. A los agentes les eexplicó su preocupación porque llevaba, aproximadamente, un mes sin ver a Soledad ni poder hablar con ella por teléfono. Se temía lo peor porque indicó que el hijo con el que vivía «tenía problemas y era un poco raro».

Los agentes del Grupo V de Homicidios de la Brigada de la Policía Judicial acudieron al domicilio, en la calle de Francisco Navacerrada, en el barrio de La Guindalera (distrito de Salamanca). Se llevaron una bolsa de basura con restos de la víctima. Al parecer, en el cuarto destinado a los cubos había ido depositando partes del cadáver. El presunto parricida tiene doce antecedentes, la mayoría por maltratar a su madre, precisaron fuentes policiales. En su entorno, conmocionados y afligidos por lo ocurrido, aseguraban que Alberto había tenido varias órdenes de alejamiento de su progenitora, la última, reciente. Se desconoce si estaba en vigor aún.