Un reciente accidente de tráfico ocurrido en Orense
Un reciente accidente de tráfico ocurrido en Orense - EFE

La Xunta invertirá 300 millones en seguridad vial hasta el año 2020

El Gobierno se marca como objetivo reducir los accidentes mortales a la mitad en ese período

SantiagoActualizado:

Las Unión Europea y la Organización de las Naciones Unidas han fijado como objetivo que en 2020 se reduzca el número de fallecidos en las carreteras a la mitad tomando como referencia los datos de 2011. La Xunta ha hecho propia esta meta y aprobó este jueves en el Consello su Plan de Seguridade Viaria 2015-2020, que estará dotado, según las previsiones iniciales, con 300 millones de euros, de los cuales 60 ya se ejecutarán en las cuentas de 2016.

El documento nace de un «proceso de participación» en el que se han implicado tanto las diferentes administraciones como los agentes sociales: asociaciones de víctimas de accidentes, profesionales sanitarios, fabricantes, autoescuelas, ciclistas, motoristas o peregrinos, entre otros muchos, en aras de alcanzar una perspectiva amplia de la problemática para conseguir soluciones consensuadas en todos los aspectos.

Los pilares sobre los que se cimienta la planificación que propone el Ejecutivo gallego son la optimización de la gestión pública en la materia, incrementar la seguridad de las vías, apostar por mejoras en los vehículos, optimizar la respuesta inmediata tras producirse los siniestros e incidir en la formación de usuarios para que su actitud favorezca su propia seguridad. En este sentido, las aportaciones sociales han permitido que muchas de las mejoras que se promueven se enfoquen hacia colectivos de usuarios más vulnerables, como pueden ser niños o personas mayores, incluyéndose campañas de concienciación para mejorar la conducta en las vías.

Entre las actuaciones más destacadas a corto plazo se encuentran las que se efectuarán en los márgenes de las carreteras de titularidad autonómica, que van desde la adecuación de cunetas de seguridad hasta la colocación de barreras y protecciones para los motoristas, que también inciden en la reducción de daños en caso de siniestro de coche o camión.

Un plan «ambicioso»

En la rueda de prensa posterior a la reunión de su equipo, el presidente de la Xunta destacó que el Plan presentado es «ambicioso, pero realista». A sabiendas de la complejidad de abarcar la seguridad en una red con más de 5.500 kilómetros de longitud. En cifras concretas, según facilita la Administración, se pretende llegar a la reposición de 12.500 señales, inspección en el estado de 630 obras de paso, ejecución de 170 kilómetros de sendas peatonales y carriles bici. Para llevar adelante el proyecto, la Xunta ha tenido que movilizar recursos de hasta siete áreas diferentes como Economía, Vivenda, Medio Rural o Sanidade.