El dueño de la pirotecnia de Tui a su llegada a los juzgados - EFE

Prisión sin fianza para el dueño del polvorín de Tui

Un vecino afectado por la explosión intentó agredirle a su llegada a los juzgados

SantiagoActualizado:

El juzgado de instrucción número 1 de Tui ha decretado el ingreso en prisión provisional comunicada y sin fianza para F.G.L.,investigado por la explosión pirotécnica en este municipio pontevedrés.

Tras prestar declaración durante unas tres horas ante la jueza en su segunda comparecencia en los juzgados en menos de una semana, se ha decidido su ingreso en prisión por los supuestos delitos de tenencia de explosivo y riesgo catastrófico.

F.G.L. fue detenido este lunes por segunda vez, después de que la Guardia Civil localizase el pasado fin de semana dos almacenes ilegales de explosivos en la parroquia de Baldráns, que sumaban más de 1.600 kilos de este tipo de material.

Este empresario pirotécnico, que ya tenía condición de investigado por los supuestos delitos de homicidio imprudente, daños imprudentes, lesiones imprudentes y riesgo catastrófico en la modalidad de riesgo provocado por explosivos y otros agentes, compareció ante la jueza el pasado viernes. En aquel momento, la magistrada le dejó en libertad provisional con la obligación de comparecer los días 1 y 15 de cada mes.

Intento de agresión

Jaime Bugallo, un vecino de la parroquia tudense de Paramos cuya casa quedó destruida por la explosión de un almacén clandestino de material pirotécnico,ha intentado agredir este martes a F.G.L., investigado por ese suceso, a su llegada a los juzgados de Tui (Pontevedra).

Poco antes de las 10.00 horas, el dueño de la pirotecnia La Gallega llegó al edificio judicial en un coche sin rotular de la Guardia Civil, esposado y escoltado por dos agentes de paisano. Cuando caminaba hacia la puerta del edificio, con la cabeza agachada, cubierta por una capucha y rodeado de gran expectación mediática, un hombre se abalanzó sobre él e intentó agredirle.

Agentes de la Guardia Civil y de la Policía Local lograron bloquear el ataque, e impidieron que Bugallo llegase a tocar al detenido, que ha pasado ya a disposición del juzgado de instrucción número 1 de Tui.

Tras el incidente, y en declaraciones a los medios, este vecino explicó que, pasaba por la zona para hacer una gestión y, al ver al supuesto responsable de la explosión del pasado miércoles, que arrasó su casa, perdió los papeles y actuó llevado «por el corazón». «Sin embargo, los primeros días me encontré con él y no le dije nada, pero hoy se me cruzaron los cables», ha añadido.

«Impotencia»

Jaime Bugallo ha explicado que su vivienda estaba «pegada» al almacén clandestino que saltó por los aires el pasado miércoles (y que causó la muerte a un matrimonio y 37 heridos), y que ha quedado «destruida». Asimismo, ha afirmado que «nunca» pensó que habría allí material peligroso, sino que tenía una «sospecha muy pequeña» de que podría tener material «pero no explosivo», sino cartones o cañas.

Este vecino, quien ha manifestado sentir «impotencia» tras lo ocurrido, ha reclamado que «se haga justicia» y ha pedido a la jueza de instrucción «que tenga compasión» de los afectados «que se quedaron sin nada». «Aún por encima de esta desgracia, tenemos que dar gracias que estamos aquí», ha aseverado, y ha añadido, dirigiéndose a los periodistas: «No os olvidéis de nosotros».