Feijóo y Rey Varela en el mitin celebrado en el Teatro Jofre de Ferrol
Feijóo y Rey Varela en el mitin celebrado en el Teatro Jofre de Ferrol - MIGUEL MUÑIZ
CAMPAÑA MUNICIPALES

Rey Varela, el candidato «sin siglas» que vuelve a casa

Feijóo arropa a su exconselleiro, el único que tiene a su alcance una mayoría absoluta en una ciudad

SantiagoActualizado:

Ferrol va a decidirse en un puñado de votos. Exactamente, en función de lo que determinado electorado de centro entienda que es más útil para la ciudad, si apuntalar la mayoría absoluta de un gobierno del Partido Popular, con José Manuel Rey de nuevo como alcalde, o si construir otro frente de las múltiples izquierdas liderado —parece— por los socialistas, después del fiasco de esta legislatura, donde el bastón de mando recayó en el populista Jorge Suárez, más activista que gestor, según su propia definición. El PP se sabe cerca, pero no se confía. Ya se llevó el chasco en 2015, cuando un concejal le apeó del gobierno local. Entonces no pudo sumar con Ciudadanos.

Ahora las encuestas reflejan que va a engullir incluso al partido naranja, que luce como candidato a un exedil de Rey Varela que dio portazo al PP persiguiendo delirios de grandeza. Pero igual ni así llega, porque en la ciudad más obrera de Galicia, esa que cambia de alcalde cada cuatro años, la pelea está en el votante menos ideologizado, seguramente ausente del baño de masas que el PP, con Rey Varela y Alberto Núñez Feijóo a la cabeza, se dieron anoche en el Teatro Jofre.

La de Rey Varela es una campaña distinta. En el mitin con su jefe de filas, el que lo nombró conselleiro de Política Social, no suena el himno del PP, en esa versión a lo «Piratas del Caribe» que llegó de la mano de Pablo Casado. Aquí la banda sonora son Los Limones, con Santi Santos en el escenario entonando la mítica «Ferrol» a la llegada del candidato junto a Feijóo, y el tema de Rey Varela, «El futuro está en Ferrol», escrito específicamente para el aspirante. No hay logos en la propaganda de Rey Varela. El partido tampoco lo considera un desdoro sino parte de la filosofía que mueve al candidato. Si las siglas pesan, apártalas. «Aquí se elige algo más que una ideología», zanja Diego Calvo desde el atril, «si existe una ciudad donde no importan las siglas, esa es Ferrol».

El político que no se fue

No han sido cuatro años fáciles para Rey Varela, porque lo que él hubiera querido en 2015 era revalidar la alcaldía, y se quedó a un paso. Núñez Feijóo lo rescató para ser conselleiro de Política Social, lo que parecía un ascenso político en toda regla. Desde la Xunta, asistía al deterioro acelerado de su legado municipal y pidió una nueva oportunidad. Nunca perdió el pulso de la ciudad, manteniendo sus actos fuera de agenda, sus encuentros con vecinos sin cámaras de por medio. Ahora recolecta ese trabajo soterrado con la posibilidad de alcanzar la mayoría absoluta, un privilegio solo al alcance de Abel Caballero y su ínsula barataria olívica. Pero todo depende del centro, de los indecisos, de los moderados... y de los socialistas.

«La mayoría se construye con los de siempre y con los que se sumen a este proyecto», asegura Rey Varela durante su intervención, un discurso que pretende rehuir de corsés partidarios. No hay ataques de duro calibre al actual regidor. «No perderemos un minuto criticando, estamos llamados a proyectos más importantes», replica, «el futuro de Ferrol solo depende de los ferrolanos». Llama a huir de excesos de confianza por las encuestas aparentemente favorables. «De nada sirve ser los preferidos, ni ser solamente los más votados, por eso quiero convocar a todos, a los que nos votaron siempre, a los que dejaron de hacerlo y a los que no lo hicieron nunca», proclama.

«Para que gane Ferrol»

El presidente gallego también cuida al milímetro su intervención. La mano que escribe sabe del cariño que Feijóo procesa al ferrolano. Lo muestra en cada frase. «José Manuel Rey es patrimonio político de la ciudad» y «solo se presenta para que gane Ferrol». «El actual alcalde es socio del incumplimiento, de la decepción y de la parálisis, hay muchos partidos pero solo un diagnóstico: es necesario un cambio en Ferrol». El PP sabe que todo está en el aire y va a volcarse con Ferrol. Se prevé que Feijóo regrese todavía una vez más en el último día de campaña, para dar ese definitivo empujón que acerque el sueño de la alcaldía.

La división ha regresado a la izquierda incluso en la campaña. Ferrol en Común, la confluencia del actual alcalde, ha visto como de su tronco se han escindido otras dos formaciones. En el PSOE, el desencuentro entre el candidato Ángel Mato y la dirección local de Beatriz Sestayo no resiste el maquillaje que impone la coyuntura electoral. Súmese a eso el nacionalismo y varios independientes. En total, once partidos concurriendo a las municipales. «Necesitamos un gobierno unido, estable y centrado en la ciudad, lo opuesto a lo que tuvimos» estos cuatro años, sentencia Rey Varela. Porque «o siguen los mismos, las tres Mareas, los dos PSOE y el BNG», que «se juntarán un minuto y llegarán aún más divididos dentro de cuatro años, o llegar a una gran mayoría para que sean los ferrolanos los que elijan a su alcalde». Todo está en el aire en Ferrol y se decidirá por un puñado de votos.