El portavoz del PPdeG, Miguel Tellado, a la izquierda
El portavoz del PPdeG, Miguel Tellado, a la izquierda - Lavandeira Jr/EFE

Tellado carga contra BNG y En Marea por su «excepcional» apoyo al 1-O

El secretarop general del PPdeG cree que el secesionismo retrata a la izquierda radical

SantiagoActualizado:

La mayoría del PPdeG en Galicia actúa de muro de contención contra un posible «efecto contagio» del secesionismo. Su secretario general, Miguel Tellado, despejó ayer la posibilidad de que la onda expansiva del independentismo orille en Galicia, como ya ha ocurrido en el País Vasco, pero sí cargó contra el nacionalismo y el rupturismo por mostrar sin rubor sus simpatías hacia la deriva ilegal del Govern. «Esto sirve para retratar a cada uno de nosotros», subrayó el número dos del partido, en los prolegómenos del congreso de Nuevas Generaciones que culminará hoy con la intervención de Alberto Núñez Feijóo, cuando se cumple año de su victoria en las elecciones autonómicas.

Los populares hacen de la estabilidad su santo y seña. Su ADN político, mientras que ponen en solfa las relaciones de fraternidad que profesan el BNG y En Marea hacia sus socios en Cataluña. Tellado aseguró que el PP nunca compartiría «manifestaciones ni reivindicaciones con Otegi», como tampoco comparte las reflexiones de Xosé Manuel Beiras. El padre intelectural del rupturismo en Galicia censuró al Gobierno de Rajoy por tener que recurrir a un «estado de excepción no declarado» para abortar la agenda de Puigdemont. «Acierta», ironizó el popular, «es excepcional lo que está ocurriendo con algunas fuerzas políticas gallegas que están apoyando los comportamientos ilegales de la Generalitat». Beiras intervendrá hoy en el acto convocado por la CUP en Badalona para corear un «sí» al referéndum ilegal del 1 de octubre. Participará junto a miembros de izquierda abertzale, el Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT) y la cara visible de los antisistema en el Parlament, Anna Gabriel.

Espionaje en Lugo

Tellado también hizo mención al caso del presunto «hackeo» de ordenadores en el Concello de Lugo. La formación está «analizando» las «vías jurídicas» para denunciar si el espionaje de los equipos de la oposición puede ser objeto de denuncia ante los tribunales. Eso por la vertiente técnica. En cuanto al «análisis político», el PP lo considera una muestra más del comportamiento irregular de la alcaldesa, la socialista Lara Méndez, y de su forma de entender la democracia. Sospechan que, además de revisar quién filtró documentos de una plataforma virtual, el gobierno local pudo acceder sin permiso a los ordenadores para rastrear «la actividad política» de los grupos de oposición.