Perro de raza pitbull
Perro de raza pitbull
EN MOAÑA

Dos policías disparan a un pitbull azuzado por su dueño para no ser detenido por violencia machista

Los agentes de la policía municipal descargaron cuatro balas sobre el animal, propiedad de un joven detenido por violencia machista y atentado contra la autoridad

SantiagoActualizado:

Hasta cuatro disparos tuvo que descargar una pareja de policías municipales de Moaña (Pontevedra) para defenderse de pitbull que amenazaba con atacarles. El perro es propiedad de un joven de 25 años, O. C. P., que entonces trataba de evitar ser detenido por un presunto caso de violencia machista: un vecino de la localidad vio cómo perseguía con la bicicleta a su pareja, de 18 años, y la agarraba por el cuello.

Los hechos se desencadenaron el pasado sábado a primera hora de la tarde. Tras recibir la alerta vecinal, los agentes acudieron al paseo que media entre la playa de A Xunqueira y la Illa de Samertolaméu para interceptar al hombre, aunque al personarse en el lugar ya no estaba allí. Tiempo después, sin embargo, fue hallado en las proximidades de la zona. Se encontraba en compañía de su perro, un pitbull --raza considerada peligrosa-- de unos cinco años de edad al que había recogido previamente.

Fue entonces cuando, a tenor de la versión policial, el acusado azuzó al can para tratar de intimidar a los agentes. Uno de ellos, cercado por el animal, tomó la pistola y le disparó en dos ocasiones. Su compañero, otras dos. Al final, el pitbull recibió tres impactos de bala por los que fue atendido posteriormente por miembros de la protectora de animales.

Neutralizado el animal, la Policía procedió a la detención del hombre, sin que depusiera sin embargo su actitud de confrontación contra los agentes, a quienes llegó a golpear y a amenazar de muerte. Además, también rompió una puerta del coche patrulla. A posteriori, fue trasladado al Hospital Álvaro Cunqueiro para ser atendido de las lesiones provocadas durante el forcejeo.

El joven, que pasará a disposición judicial el lunes, es acusado de un delito de violencia de género, de agresiones y amenazas, y otro de atentado contra la autoridad, además varias faltas por no cumplir la normativa vinculada a la tenencia de perros de raza peligrosa, como la obligatoriedad del bozal. Fuentes consultadas por Europa Press aseguran que el detenido ya estaba siendo investigado por la mordedura de su perro en la cara de otro joven; hechos que fueron puestos en conocimiento de la Policía por un denunciante a quien también amenazó de muerte.